?>
Córdoba

Más alumnos en las carreras con alta demanda laboral

En las facultades cordobesas crecen las inscripciones en las “carreras prioritarias”. Las autoridades dicen que el dato es positivo, pero alertan por el bajo nivel que los jóvenes traen del secundario.

Por Pablo Valdés

Hace algunos días, la Universidad Nacional de Córdoba dio a conocer las cifras de preinscripciones para el presente año lectivo. Del habitual vaivén de carreras que suben y bajan su matricula, el dato relevante para este año es el incremento en la cantidad de anotados para cursar las “carreras prioritarias”, o sea las que registran una mayor demanda laboral.

El crecimiento más notorio se registró en la facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, que pasó de los 1.356 preinscriptos en 2010 a 1.766 en 2011, o sea un 30,2 por ciento más. En Famaf también hubo un aumento importante: de 520 el año pasado, se llegó a 590 preinscriptos este año, un 13,4 por ciento adicional.

“Es la primera vez que se nota un crecimiento así en este tipo de carreras”, aseguró Hebe Goldenhersch, vice rectora de la Casa de Trejo. Conocedora de las estadísticas, la funcionaria universitaria fue cauta a la hora de analizar las cifras, y explicó que recién en unos años se sabrá efectivamente si se trata de una “tendencia”. “No creo que el incremento sea casualidad”, aclaro.

En la UTN, lo mismo. En la Facultad Regional Córdoba de la Universidad Tecnológica Nacional, donde la mayoría de las ingenierías que se dictan caben dentro de la concepción “prioritaria”, también hubo un incremento de las inscripciones.

“En total, hay un 10 por ciento más de aspirantes que el año pasado”, indicó Héctor Aiassa, rector de la casa de altos estudios. El número es importante, si se tiene en cuenta que en 2010 ya se había pegado un estirón del 34 por ciento en el número de postulantes.

Aunque ninguna de las ingenierías creció más respecto a las otras, “la mayor convocatoria de aspirantes la sigue teniendo también este año la carrera de Ingeniería en Sistemas”, aclararon desde la institución.

Con buena prensa. Las carreras prioritarias aún no son tan populares como las tradicionales, pero tienen una alta demanda laboral en función del fuerte desarrollo industrial que se registra desde hace una década en el país. De hecho, algunas tienen un nivel de “desocupación cero” entre sus egresados y estudiantes avanzados. Eso hace que cada vez sean más conocidas por los futuros universitarios.

“En el secundario, los chicos ven a primos y hermanos que estudiaron eso, tienen buenos empleos y se entusiasman con seguir esos pasos. Prefieren enfrentar el ‘fantasma’ de la matemática, antes que el ‘fantasma’ del desempleo”, dijo Aiassa.

Para el rector de la UTN, no obstante, la causa primordial que impulsa el aumento en las matriculaciones en las “carreras prioritarias” es la difusión que se hace de ellas, tanto desde las instituciones educativas como desde los gobiernos.

Por ejemplo, desde hace años se realizan campañas en escuelas secundarias y en los primeros años de la carrera para retener a los alumnos. Los gobiernos, por su parte, aplican becas para ayudar económicamente a quienes decidan recibirse en estas profesiones.

“Incluso, es importante el aporte de los colegios profesionales, entidades empresariales, empresas desarrolladoras de software y clusters tecnológicos”, señaló Aiassa, tras aclarar aun falta fortalecer la enseñanza de ciertos contenidos en el nivel medio para que cuando los aspirantes a estas carreras comiencen a transitar el camino universitario, lo hagan sin sobresaltos.

....................................

Becas del Bicentenario
Hasta el 11 de marzo hay tiempo para postularse a las Becas del Bicentenario, una ayuda económica del Gobierno Nacional para alumnos que ingresen a instituciones de educación superior durante el presente año para cursar carreras científicas y técnicas.

Cómo hacer. Para inscribirse, se deben ingresar los datos en http://www.becasbicentenario.gov.ar. A partir del 14 de Marzo se podrán ver en la misma web los resultados de la preselección.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo