?>
Ocio

Martes, Libertador; viernes, Sargento

En una noche histórica, Carlitos “Mona” Jiménez cantó por primera vez en el Teatro del Libertador, presentando su autobiografía.

En una sociedad tan conservadora como la cordobesa, lo que ocurrió anoche no hubiera sido posible ni en la imaginación del más delirante, hace, digamos, unos 30 años. Después de un recorrido trajinado, la Mona Jiménez tuvo su ingreso triunfal al escenario mayor de Córdoba (y tal vez del interior de la República): en el Teatro del Libertador. Todo se dio en el contexto de la presentación de su autobiografía La Mona, un libro que es éxito de ventas y que también le valió una polémica con Coquito Ramaló, su “jefe” en las épocas del Cuarteto de Oro.

Retomando el hecho (que el tiempo se encargará de rotular como histórico) la llegada de un artista negado y resistido en sus comienzos a un teatro como el Libertador marca un poco cómo han cambiado para bien los tiempos en las últimas décadas. Y ese fue el clima que se vivió en la previa de la presentación.

Es que, si bien hubo gente invitada proveniente de la política, el deporte y la cultura, los sectores altos del teatro fueron ocupados por el público en general que se procuró su entrada. Y algo se pudo corroborar con el famoso “soy Jiménez” que pudo escucharse en el lugar: la llegada de la Mona al Libertador es también la llegada de todo un sector de la sociedad.

Entre los presentes, se pudo ver  a gente como el cantante de Callejeros, Pato Fontanet; el Gobernador Juan Schiaretti –que le regaló a Jiménez un par de gemelos de oro–; el corredor de autos José María “Pechito” López; el Turco Oliva, cantante de Cachumba; el Negro Álvarez, y Cacho Buenaventura.

Emoción y pasión. El momento más emotivo de la noche fue, sin duda, la charla que la Mona mantuvo con Jorge Cuadrado, el escritor del libro, a la que se sumó el periodista Alfredo Leuco. El cuartetero se fundió en un profundo abrazo con Leuco (que incluyó lágrimas), ya que el periodista se encargó de defenderlo en el diario Clarín cuando varios medios lo criticaron luego de su aparición en el Festival de Cosquín en 1988.

Más tarde, Raúl Lavié subió para acompañar a Jiménez y juntos cantaron Balada para un loco. No podía faltar el descargo luego del drama que generaron las declaraciones sobre Ramaló. “Todo lo que dije es verdad”, se encargó de decir la Mona.

Eso fue el preludio para el verdadero corazón de la velada: la primera actuación de la Mona y su banda en el Teatro del Libertador en un pequeño show que incluyó temas como Me desespero, Sangre cuartetera y Paloma loca y que sonó como si un pedacito del Sargento o del Estadio del Centro hubiera caído en el teatro.

El libro. La Mona (224 páginas) es una publicación de la casa editorial Raíz de Dos y se consigue en todas las librerías, a 50 pesos.

Tema gratis. En la página oficial de Jiménez, Cmj.com.ar se puede descargar de modo gratuito y legal un bonus track del último disco, la canción titulada Te quiero.

¡Agendá! En la continuidad de una semana inolvidable, la Mona convoca a sus bailarines para el viernes en el Monumental Sargento Cabral, el sábado en el Estadio del Centro y el domingo en La Kueva.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo