?>
Argentina

Los porteros del amor dieron el Sí

Matrimonio gay. Una pareja de encargados de edificios se casó en Buenos Aires. Es la octava pareja homosexual que contrae enlace en el país.

U a nueva pareja de hombres se casó ayer en la ciudad de Buenos Aires tras una autorización judicial, por lo cual son ocho los casamientos de este tipo que se realizaron en el país desde diciembre del año pasado. En el enlace de Diego de Jesús Arias, de 40 años, y Leonardo Miguel de Santo, de 37, ambos encargados de edificios en el barrio porteño de Monserrat, estuvo presente el titular del Sindicato Único de Trabajadores de Edificio de Renta y Horizontal, Víctor Santa María, y militantes de la comunidad homosexual argentina.

Tras la ceremonia, los contrayentes reclamaron al Congreso nacional la inmediata aprobación de la ley que busca habilitar el casamiento entre personas del mismo sexo e instaron los legisladores a abstenerse antes que decir no.

El matrimonio entre Arias y De Santo es el octavo que se realiza en el país tras una autorización judicial. El primero en Argentina y Latinoamérica se hizo el 28 de diciembre de 2009 en Ushuaia, entre Alex Freyre y José María Di Bello. El nuevo casamiento homosexual se concretó cuando en el Senado se analiza el proyecto de ley que modifica el Código Civil para habilitar el matrimonio gay. El proyecto, aprobado por la Cámara de Diputados el pasado 6 de mayo, se encuentra en la comisión de Legislación General del Senado, que el martes emitirá dictamen.

El texto será debatido en el recinto de la Cámara alta el próximo miércoles 14 y ya recibió opiniones de diferentes sectores en reuniones que la comisión hizo el propio edificio del Parlamento nacional y en las legislaturas de ocho provincias. Hoy es el turno de Jujuy y mañana opinarán los neuquinos.

Iglesia: No es prioritario
La Iglesia advirtió ayer que el matrimonio homosexual no es el problema principal en Argentina. El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Jorge Casaretto, se sumó a la cruzada en contra del matrimonio gay al advertir que los esfuerzos deben apuntar a solucionar la situación de cientos de miles de jóvenes que no estudian ni trabajan o la pobreza.

El obispo de San Isidro explicó que, tras analizar los grandes problemas, la Iglesia concluyó que el matrimonio homosexual no es el principal problema del país, y que tanto el Gobierno como los legisladores deberían hacer una priorización de cuál es la problemática actual. Casaretto también aprovechó para reiterar la posición de la Iglesia, contraria al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo