?>
Córdoba

Los alcoholímetros se sirven en la barra

Restaurantes y boliches: aprobaron una norma que exigirá a esos locales contar con alcoholímetros, para que los clientes puedan medir su nivel de alcohol. ¿A vos qué te parece?

“Mozo, la cuenta y el alcoholímetro, por favor”. La frase suena rara, pero podrá estar sonando en los bares, restaurantes y hasta boliches de la ciudad de Córdoba en pocos días. Es porque el Concejo Deliberante se prepara para sancionar una normativa que obliga a todos los locales que expenden alcohol para ser consumido en sus instalaciones a proveerse de esos aparatos, que permiten medir el nivel de bebida en sangre que registra una persona.

Ayer, el proyecto –impulsado por la edil Graciela Nicolás (concejal del bloque Social por Córdoba)– fue aprobado en forma unánime en la Comisión de Salud y, según adelantó la titular de ese cuerpo, Laura Ortiz (Frente Progresista) “será sancionado en dos semanas”.

En concreto, la iniciativa consiste en incorporar modificaciones a las ordenanzas 11.683 (de Bares, en su ítem 8, inciso B, artículo 5) y 11.684 (Código de Espectáculos Públicos en el inciso M, artículo 22). Con esos  cambios se crea la obligación de que los locales cuenten con alcoholímetros a disposición de sus clientes, en forma gratuita. Y de que promuevan su disponibilidad a través de cartelería visible. Estos aparatos portátiles cuentan con una boquilla que, al ser soplada, mide el nivel de alcohol en sangre de quien realiza el test y le permiten saber si ese valor está por encima del admitido por ley para poder conducir un vehículo.

“Se trata de una medida preventiva. Lo que se busca es colaborar estimulando la responsabilidad de la gente, para que aquel que haya bebido, aunque se sienta bien, si tiene dudas sobre su nivel de alcohol en sangre pueda hacerse el autotesteo y en función a eso decidir manejar o no”, explicó Laura Ortiz.

La edil dijo que con la norma en vigencia cualquier cliente podrá solicitar en el local en el que se encuentra que se le provea del alcoholímetro en forma gratuita. “Pensamos que esto puede ayudar a que la gente tenga más conciencia, y haga conducir a un acompañante o tome un taxi si no está en condiciones de manejar”, agregó Graciela Nicolás. La concejal aseguró que los aparatos “son muy baratos” y accesibles para cualquier propietario gastronómico. “Se consiguen hasta de 3 o 4 pesos, descartables”, aseguró, insistiendo en que el costo no puede ser un motivo de rechazo a su iniciativa.

Empresarios. Jorge Piñeiro, presidente de la Cámara Gastronómica de Córdoba, dijo desconocer la nueva disposición. “No fui informado aún. Como idea me parece algo intrascendente, ya que no veo que en restaurantes y bares la gente consuma alcohol de más o no tenga conciencia de que no debe manejar si tomó. En esos lugares la bebida es un acompañamiento de la comida”, opinó el empresario.

Para manejar
A soplar. La normativa de tránsito en la ciudad establece diferentes topes de alcohol en sangre para los conductores, según su edad y vehículo.
De 0 a 0,4 mgr. La alcoholemia debe dar “cero” a conductores de servicio público y menores de 21 años, y hasta 0,4 miligramos de alcohol en sangre a los mayores de 21.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo