?>
Policiales

Les llevaron hasta los regalos y el asadito

Ocurrió en una casa de un country mendocino. Tres sujetos asaltaron a una familia, robaron los obsequios navideños y se comieron la cena.

Estaba todo listo y a punto. Las brasas le daban el último toque a la cena navideña. En la parrilla, humeaba el olorcito inigualable que despedían las mollejas al limón, las costillas de ternera y un medio chivo espectacular. En una vivienda del country Chacras de Coria, en Mendoza, la familia esperaba la llegada de Papá Noel y sus regalitos.

Pero, otros se adelantaron a la llegada de "Barba Blanca", y no traían precisamente obsequios de Navidad.

Sin que nadie lo advirtiera, los 12 integrantes de la familia fueron sorprendidos por tres delincuentes encapuchados y armados, quienes los redujeron en pocos minutos y se adueñaron de toda la lujosa casa del barrio privado. Una vez controlada la situación, los sujetos se dedicaron a "vaciar" la vivienda de cuanto objeto de valor se encontrara.

Así, cargaron joyas, electrodomésticos, computadoras, ropa de cama, dinero en efectivo, celulares y costosos relojes de los presentes.

Y además. Pero, como si esto fuera poco, los ladrones no estaban dispuestos a irse sin tener "su" cena de Navidad y "su" regalito de Papá Noel.

Con una impunidad absoluta, los tres sujetos se apoderaron de los obsequios que estaban al pie del arbolito y los cargaron junto con el resto del botín.

Pero, faltaba algo más. El "bagre" les entró a picar luego de tanto esfuerzo puesto en un asalto. Y, la verdad, las mollejas, las costillas y el chivo "estaban a punto". Como para completar "su obra", los delincuentes se sentaron en la mesa navideña que la familia había preparado y no dejaron ni los huesos. Se comieron todo.

Mientras tanto, las 12 víctimas estuvieron encerradas una parte en los baños (mujeres y niños) y el resto (los hombres) maniatados en otra habitación de la casa.

Cuando todo terminó, los delincuentes cargaron el botín en la camioneta Kangoo de los propietarios de la casa y escaparon. A pesar de los allanamientos, la policía no los encontró ni tiene pistas firmes sobre su paradero.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo