?>
Argentina

Las tomas no se toman vacaciones en Baires

Ocupas. Una decena de predios de la Capital y el Conurbano bonaerense continúan ocupados por familias que reclaman viviendas. No se censaron.

Las ocupaciones de terrenos en el barrio porteño de Villa Lugano y en el partido bonaerense de Quilmes persistían ayer, pese a las negociaciones abiertas con las autoridades locales que intentaban desactivarlas. En tanto, el Parque Indoamericano continuó desocupado y personal de la comuna retomó las tareas de limpieza y recuperación del predio.

La zona de mayor tensión se registraba en Quilmes, donde el municipio que encabeza el kirchnerista Francisco Gutiérrez confirmó que eran ocho los predios públicos y privados en los que se instalaron cientos de personas que reclaman soluciones habitacionales.

En tanto, en Capital Federal, el punto de conflicto estaba en el club Albariño, una cancha de fútbol de menos de media manzana tomada por decenas de personas quienes no se quisieron censar para recibir las demandas de asistencia por personal del Gobierno porteño. Allí permanecen unas 120 familias provenientes del barrio de Ciudad Oculta, donde viven en condiciones de hacinamiento y pagando alquileres muy caros. La Policía Federal mantiene rodeada la cancha, con un cordón alrededor del terreno.

A diferencia de lo que ocurrió en el Indoamericano, los usurpadores de este club permanecen en el lugar pese a las advertencias de que no accederán a la ayuda social.

Otro predio del barrio porteño de Retiro, que fue tomado el martes pasado por vecinos de la Villa 31, continuaba anoche ocupado, y no se registran incidentes. La toma comenzó el martes y tuvo su momento de mayor tensión cuando esa misma noche la Policía intentó desalojarlos sin éxito.

Por otra parte, la posibilidad de que las tomas de tierras hayan sido parte de un complot volvió ayer a ser agitada por el oficialismo.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo