?>
Córdoba

Las terapias tuvieron su respiro

Hay menos saturación en el internado, respecto del año pasado. La vacuna funcionó muy bien.

Parece que de tanto machacar con la prevención contra la gripe A, hoy vemos sus frutos. Hay menos niños internados en sala común y en terapia, en comparación con el año pasado. Profesionales de los hospitales públicos aseguran que trabajan “en terreno conocido”, lejos de la incertidumbre que reinaba el año pasado con la aparición de aquella terrible vedette: la influenza pandémica.

“Venimos trabajando con un 90 por ciento de ocupación en los últimos 15 días. El año pasado, con la irrupción de la gripe A, estábamos completos. En cambio ahora, pese a que recibimos una gran demanda, damos rápido con el diagnóstico porque trabajamos sobre un terreno conocido”, explicó la subdirectora del Hospital Pediátrico, Silvia Ferreyra.

El virus de mayor circulación en Córdoba es el sincitial respiratorio, responsable de diversas enfermedades como la bronquiolitis. Fuentes de la ex Casa Cuna aseguran que todavía no registraron circulación del virus de la influenza, ni H1N1 ni el de la gripe estacional. De todas maneras, es preciso estar alerta a los casos subclínicos porque una gran parte de las enfermedades gripales no logran ser  detectadas por un centro de salud.

Alertas. Los Servicios de Terapia Intensiva de los hospitales provinciales no funcionan por el momento a cama caliente. Se estima que la gente ha tomado mayor conciencia, después del susto que dejó la influenza pandémica, y que se ha logrado una mayor inmunización con la campaña de vacunación antigripal.

Estos factores, sumados al clima más benévolo, influyen en que las terapias no colapsen. En la ex Casa Cuna, las cuatro camas actuales están ocupadas. Pero en poco tiempo quedarán habilitadas las 12 nuevas unidades que se inauguraron el jueves pasado.

También fueron ampliadas en el transcurso de mayo y junio las camas en el interior. En Morteros, al noreste de la provincia, se abrieron seis unidades de terapia intensiva por primera vez. Se espera ahora que se corte la cinta en Río Cuarto (se sumarán cuatro camas de neonatología) y en Villa Dolores (ocho unidades críticas).

“Estamos trabajando en un terreno conocido. Pero eso no significa que dejen de llegarnos casos graves que podrían ser prevenidos. El 50 por ciento de los internados tienen infecciones respiratorias agudas. Hay que seguir con el control”, finalizó Ferreyra.

Refuerzo.
A partir de la contracción de la oferta en el sector privado, la Provincia incrementó las unidades de terapia en los hospitales.
MORTEROS. En la localidad del noreste provincial, se abrieron seis camas.
CASA CUNA. Con Chébere, anunció la ampliación de su terapia. Agregó 12 camas.
RÍO CUARTO. Se espera la inauguración de unidades de terapia para bebés. Serán cuatro camas nuevas.
VILLA DOLORES. Sumará ocho camas de neonatología.
EN TOTAL. La provincia tiene 580 camas críticas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo