?>
Córdoba

Las lluvias volvieron a complicar a varias ciudades de la provincia

En Córdoba capital se anegaron calles y algunos barrios se quedaron sin luz. Cortaron las rutas E-53 y E-55 hacia las Sierras Chicas. Hubo evacuados en La Calera y Villa Allende. Mini tornado en Tancacha.

Aunque no con la intensidad de las anteriores tormentas, las fuertes lluvias que cayeron ayer en buena parte del territorio cordobés volvieron a provocar problemas en varias ciudades de la provincia. En Córdoba capital hubo anegamiento de calles y autos varados, aunque sin ´necesidad de evacuar a familias. En Sierras Chicas, la fuerte intensidad de las lluvias obligó a cerrar las rutas y cortar puentes. En el interior provincial, los mayores problemas se vivieron en Tancacha, donde un fuerte temporal de viento derribó árboles y antenas de telefonía.

Córdoba capital. La intensa lluvia en Unquillo y Villa Allende hizo temer que otra vez se inundaran barrios del norte de la ciudad de Córdoba por la correntada, sobre todo 16 de Noviembre y Uocra. Sin embargo, al cierre de esta edición, la situación estaba bajo control en esa zona y no había evacuados. Por precaución, la avenida Costanera fue cerrada al tránsito a las 23, con la recomendación a la población para que no circule por esa vía.

En la sede de Defensa Civil, trabajó el Comité de Emergencia encabezado por Guillermo Luque, secretario de Gobierno de la Municipalidad, quien señaló: “Hicimos hincapié en la prevención en los barrios del norte, cercanos al Canal Maestro, y en El Tropezón, donde pasó agua, aunque no tanta. Los problemas de anegamiento los tuvimos en barrio Los Granados y en un sector de Rosedal, cerca del canal, pero sin llamados por evacuaciones”.

En la ciudad cayeron 12 milímetros, según registró el Observatorio, pero por la cantidad de agua que corría se cerraron las avenidas Zípoli y Sagrada Familia, hacia el río. Además, por una subestación dañada, se cortó el suministro eléctrico en el Cerro de las Rosas y Urca.

Sierras chicas. En la zona de Sierras Chicas las precipitaciones fueron muy importantes, al punto que la Policía Caminera debió interrumpir el tránsito sobre las rutas E-55 a La Calera y E-53 a Río Ceballos, debido a la gran masa de agua que atravesaba las calzadas. Sin embargo, no se originaron inundaciones, ni grandes vientos en la zona.

En Villa Allende hubo algunas calles anegadas y desprendimientos de rocas sobre la ruta. En Unquillo, el arroyo creció casi dos metros y desbordó en algunos tramos, ingresando a comercios del centro. “Los arroyos traían mucha basura, por lo que desbordaron. Tuvimos que asistir a algunas familias anegadas y se cayeron varios postes de luz”, dijo María Rosa Rissi, secretaria de Gobierno de Villa Allende. 
En La Calera, las lluvias llegaron a 50 milímetros y arrastraron a varios autos. “Una familia debió ser evacuada y estamos evaluando la situación”, decía anoche “Cacho” Etchepare, intendente de la ciudad.

En el interior. En el interior de la provincia fueron varias también las localidades afectadas por el temporal. Tancacha fue la ciudad que sufrió las peores consecuencias, con la voladura de techos en algunas casas, y la caída de postes y torres de telefonía. Incluso, la antena de una radio local también fue derribada por los fuertes vientos. El jefe de Bomberos del lugar, José Bogliotto, dijo que la intensa lluvia comenzó a las 19.30, registrándose cerca de 50 milímetros de agua caída.

Desde Defensa Civil de la Provincia, Sergio Bernard indicó que durante la tarde se produjeron voladuras de techos en tres casas precarias de Río Tercero, además de caída de árboles y postes de luz y teléfonos. “También hubo una muy importante caída de granizo en Traslasierra, pero nada que haya obligado a disponer evacuaciones”, puntualizó el funcionario.

50 milímetros, en dos horas. De lluvias cayeron en La Calera. Hubo que evacuar a una familia completa.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo