?>
Ocio

La úlcera se despierta en otoño

La acidez es un problema bastante común: se calcula que afecta proximadamente al 10% de la población en algún momento de su vida, y es en otoño cuando sus molestias se hacen sentir más fuerte.

E n los últimos años –y aunque no hay evidencia científica que relacione a la úlcera con el inicio del otoño– se viene registrando una tendencia a la agudización de muchos casos de pacientes que sufren esta enfermedad en esta época.

La úlcera péptica (tal su nombre científico) es una especie de “herida profunda” que se produce en la superficie del aparato digestivo, explican desde la Sociedad Española de Patología Digestiva (www.sepd.es).

La úlcera péptica es producida por la acción de los jugos gástricos, y está situada entre el duodeno y el estómago, porque es allí donde actúan estos segregados.

En condiciones normales, estos órganos resisten perfectamente la acción de los jugos. Pero si las defensas del estómago están debilitadas, o se hace una pequeña brecha, entonces el jugo gástrico puede ejercer una acción nociva y abrir la úlcera.

Factores de riesgo. La causa más común de este daño es una bacteria llamada Helicobacter pylori y la mayoría de las personas con úlceras pépticas tienen este organismo viviendo en el tracto gastrointestinal. Por otro lado, muchas personas tienen esta bacteria viviendo en su tracto gastrointestinal, pero no tienen una úlcera, explican en el sitio de la Biblioteca Nacional de Medicina.

Otros factores hacen mucho más probable que una persona desarrolle una úlcera, con o sin la Helicobacter pylori y son, entre otros:

* Uso de aspirina y medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINES) como ibuprofeno o naproxeno. 

* Consumo excesivo de alcohol. 

* Consumo de tabaco, como en el caso de fumar cigarrillos.

Además, si una persona tiene antecedentes familiares de úlceras o tiene sangre tipo O, presenta mayor probabilidad de desarrollar una úlcera duodenal. Existe una rara condición llamada síndrome de Zolliger-Ellison en la cual un tumor en el páncreas secreta una sustancia que causa úlceras en todo el estómago y el duodeno.

Antes, la creencia popular era que el estrés causaba úlceras, pero esto no es cierto. Es posible que el estrés haga que la persona experimente más dolor por una úlcera y puede dificultar más el proceso de cicatrización de la misma, pero el estrés no causa una úlcera.

Esto también se puede relacionar con el comienzo del otoño, porque se retoman las actividades, y quizá esto pueda generar un mayor estrés, y en consecuencia, una mayor percepción del dolor.

Decálogo de recomendaciones

* La úlcera es una enfermedad crónica y cíclica: el dolor (que suele ser intenso, y en la boca del estómago) ocurre por temporadas. No se confíe si pasa largos períodos sin síntomas.

* Acuda al médico si tiene dolor. Tomar antiácidos puede aliviarlo momentáneamente, pero no protege de las complicaciones.

* La mayor parte de las úlceras se relaciona con la infección por bacteria Helicobacter Pylori y con el uso de antiinflamatorios.

* La infección por Helicobacter se diagnostica fácilmente y tiene un tratamiento muy eficaz.

* Si toma aspirinas o antiinflamatorios, consulte a su médico sobre la necesidad de hacer algún tratamiento para prevenir la úlcera.

* La úlcera no se cura haciendo dieta, pero se puede prevenir.

* El tabaco y el alcohol dificultan la cicatrización de la úlcera. Evítelos.

* La mejor forma de diagnosticar una úlcera es a través de una endoscopía.

* Las complicaciones de una úlcera pueden ser graves. No piense solamente en que son dolores pasajeros.

* Siga las indicaciones de su médico. Este será el mejor camino para curar su úlcera.

(Fuente: Sociedad Española de Patología Digestiva (www.sepd.es))

Sumate a la conversación
Seguí leyendo