?>
Córdoba

La lluvia trajo alivio, pero los cortes siguen

El dique La Quebrada subió 4 cm y llovió 19 mm en la cuenca del San Antonio.

Después de largos meses de sequía, las lluvias de ayer por la madrugada trajeron cierta tranquilidad a los vecinos de Punilla y Sierras Chicas.
Lo más interesante fue que se repartieron por toda la provincia y, fundamentalmente, que se precipitaron sobre las cuencas de los ríos serranos, donde más hacía falta.

En la zona del Cóndor y Copina, donde nace el río San Antonio, llovió 19 mm. “Si bien no fue muy copiosa, lo bueno es que cayó parejo, de a poco, lo que permitió una buena absorción”, explicó Jorge Boido, vocero de la cooperativa de Villa Carlos Paz.

En la cuenca de los arroyos donde se abastece el dique La Quebrada también llovió una cantidad similar (19 mm), produciendo una suba de 4 cm en el nivel del deprimido embalse.

“Fue muy bueno para comenzar a revertir la situación”, se esperanzó el intendente de Mendiolaza, Daniel Salibi.

Las precipitaciones en Villa Carlos Paz (12 mm), Río Ceballos (30 mm) y Córdoba (21 mm) también aportaron lo suyo, y ayudaron a “bajar” la tierra en suspensión y a desalentar el derroche.

Más allá de esto, los cortes programados en todas las localidades serranas continuarán como estaba previsto.

El pronóstico indica que va a seguir el calor (con máximas de 34 y 35 grados) y que volvería a llover el miércoles que viene.

Desagües tapados. Aunque las precipitaciones no fueron escandalosas, pasó lo que el propio titular de Defensa Civil municipal, Martín Luque, había advertido: las bocas de tormenta se taparon y hubo inundaciones en numerosas esquinas. Los barrios más afectados fueron, como siempre, Alta Córdoba y Jardín.

El cronograma de interrupciones continúa

MENDIOLAZA Y UNQUILLO. Corte hoy todo el día. El martes evalúan cómo sigue.
CARLOS PAZ. Interrupciones de 24 horas, de a 10 barrios por día, hasta el martes que viene.
SALSIPUEDES. Cayó una fuerte pedrea y esperan que el agua haya recargado algo los pozos. Sigue la emergencia.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo