?>
Deportes

La hora Lentini en Instituto

La chance del 9. El DT Vivas le da una nueva oportunidad a Ramón Lentini. Será titular mañana, en Tucumán. A las 16, visita a Atlético. Lázzaro y Bergese no podrán estar, por inhibición.

Habla despacito. Hay que acercarse bastante para oirlo. Y los grabadores deben poner el volumen al máximo para reproducir ese hilito de voz. Casi imperceptible. “Ramón es muy tímido”, dicen sus compañeros, explicando una faceta de la personalidad de este misionero de 21 años del que se habla y se habló poco y nada en Alta Córdoba.

¿Por qué? Porque llegó sin nombre ni chapa a Instituto. Apenas una aparición furiosa en Estudiantes de La Plata, algún recuerdo de un gol en la Copa Libertadores y un paso sin tanta suerte (seis goles en 18 juegos) por Quilmes. Eso no fue suficiente como para hacer ruido en el mercado de pases ni ser el número 9 que tanto pedía el hincha. “¿Lentini? ¿Qué Lentini? ¿El del programa La Hora de la Gloria?”, se preguntaban, irónicamente, los fanáticos de la Gloria, haciendo referencia al cronista Franco Lentini, de Radio Impacto.

Igualmente, pese a ese desconocimiento inicial, Lentini está decidido a que su nombre sea recordado en Alta Córdoba, más allá que su préstamo desde Estudiantes tenga fecha de caducidad en ese año que figura en el contrato. “Vengo a aportar lo mío y quiero seguir creciendo. Instituto es un club importante, que quiere pelear arriba, y mi idea es poder meter goles para que eso sea realidad”, dijo apenas llegó a Córdoba, por expreso pedido del DT Claudio Vivas, que lo conocía de su paso por las inferiores pincharratas.

Mal pisado. Pero, una vez en Alta Córdoba, todo arrancó complicado para Lentini. Amistoso contra Racing. Ingresó como suplente y, tras tocar un par de veces la bocha con inteligencia, se dobló el tobillo en un mano a mano con el 1 académico Raúl Sanzotti. ¿Resultado? Esguince de tobillo.

No estuvo contra Talleres en el clásico por la Copa Córdoba y, luego, tomó un poco de vuelo con su gol de cabeza ante Estudiantes de Río Cuarto, cuando fue el 9 de un equipo alternativo de Vivas.

Luego, vendría un amistoso ante Chacarita donde no convirtió, y los dos encuentros que nadie quiere recordar en Alta Córdoba, ya por los porotos: 0-0 con Boca Unidos y 0-0 con Patronato de Paraná, en el inicio de la B Nacional.

Entonces, llegó Leandro Lázzaro como el gran refuerzo del año para Instituto. Y aunque el DT Vivas aclaró que la llegada del ex Tigre no “tenía nada que ver con los resultados”, los minutos de Lentini como titular de aquí en adelante parecían contados.

Pero un gol en la práctica de fútbol de la tarde del jueves y la imposibilidad de la Gloria (ver Roca, una piedra...) para utilizar a Lázzaro, le entregaron una chance más a Lentini. El momento justo para que sea su hora.

“Siempre los goles en los entrenamientos suman para la confianza, para manejar mejor la ansiedad y estar más tranquilo. Pero lo importante es que se repitan en la cancha, el domingo (por mañana) contra Atlético Tucumán. No tuve suerte ni tampoco muchas chances en los dos primeros partidos del campeonato. Espero que pueda darse contra los tucumanos”, le confesó el propio Lentini a Día a Día.

–¿Es favorable para vos y para el equipo el hecho de jugar de visitante? Sin tanta presión...
–No creo... La presión está siempre, en todos lados. Sí puede beneficiarnos porque seguramente Atlético Tucumán va a salir a buscarnos. A atacar. Y los dos primeros partidos no sucedió eso. Entonces fue mucho más difícil crear situaciones.

–¿Va tomando forma la dupla con el Tortuga Fernández?
–Sí, Gustavo es un delantero muy potente, que busca siempre la pelota. Además, tiene gol. En la práctica del jueves metió dos. Ojalá que él también pueda romper esta racha y meterla en el encuentro que viene.

–Es un respaldo importante por parte del técnico que sigas como titular, ¿no?
–Sí, seguro. Claudio (por Vivas) me dijo que esté tranquilo, que tenga paciencia. Creo que es fundamental eso. Por ahí las cosas se ponen difíciles, más para los delanteros cuando no llega el gol. Pero me tengo confianza en que todo puede cambiar. Ojalá que mi momento llegue este domingo, ¿no?

Roca, una piedra para el DT Vivas

El juicio que el ex empleado Antonio Roca entabló al club sigue trayendo dolores de cabeza a la dirigencia y, también, a Claudio Vivas. El DT quería llevar en la delegación que viajó anoche a Tucumán a Leandro Lázzaro y Marcelo Bergese, dos de los tres flamantes refuerzos (Arrieta está haciendo un trabajo diferenciado para ponerse a punto). Pero no podrá ser, ya que persiste una inhibición judicial sobre estos futbolistas y no integraron la delegación. Instituto ya realizó una propuesta de pago por el litigio que mantiene con roca Roca, aunque sus abogados aseguran que no fueron notificados.
De todos modos, Vivas tenía intenciones de llevarlos al banco, ya que el 11 está prácticamente definido y formaría con Carranza; Damiani, Erpen, Barsottini y Canever; Gagliardi, Zapata, Lima y Ribolzi; Fernández y Lentini. En tanto, completaron la delegación Chiarini, Rébola, Alfonso, Silvestre, Borja, Torresi y Ábila.

¿Más renuncias? Ayer circuló el rumor de posibles renuncias en el seno de la dirigencia, por la traumática venta de Romero a Lanús. “No hay bardo ni renuncias. Alguien puede estar descontento, pero de allí a renunciar...”, explicó el directivo Oscar Groba. Quien se iría es el vocal José Mocinich. ¿Habrá otros?

Sumate a la conversación
Seguí leyendo