?>
Mundo

La gripe porcina, una epidemia globalizada

En México ya hay 1.300 contagiados, y más de 80 muertos. La enfermedad llegó a EE.UU. y se reportaron casos en varios países europeos y asiáticos.

Los más de mil trescientos casos posibles de gripe porcina detectados en la población de México, incluyendo un centenar de muertos, sumados a decenas de casos en los Estados Unidos más otros posibles afectados que se estudian en Europa y el sudeste asiático, obligaron ayer a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a elevar a la fase tres el nivel de alarma pandémico.

La OMS reportó en su último informe 81 muertos por la gripe porcina, 20 de los cuales ya fueron atribuidos por laboratorio al virus porcino A/H1N1, además de 1.324 casos posibles solamente en México. Todos los afectados de ese país fueron aislados y puestos bajo un régimen especial para evitar más contagios.

El secretario de Salud de México, José Ángel Córdoba, afirmó que "las muertes relacionadas con la influenza porcina aumentaron en las últimas horas" y que "los laboratorios ya confirmaron 20 defunciones por el virus de un total de 81 muertes que se están estudiando".

El funcionario recordó que se ha suspendido la totalidad de los actos públicos, las misas y actos religiosos y el dictado de clases en todos los niveles en México. "El cierre de las escuelas se mantendrá hasta el 6 de mayo próximo", dijo Córdoba, y pidió a la población no llevar durante esos días a los chicos a los lugares de trabajo, para evitar nuevos contagios.

En tanto, en los estados de California y Texas, en Estados Unidos, se detectaron ocho casos de intensidad leve. Otros dos casos se registran en Kansas y ocho más en Nueva York. En Europa, aunque oficialmente no se registran casos, según los Centros para el Control de las Enfermedades, la vigilancia se intensificó en las últimas horas y se estudian posibles afectados.

En Gran Bretaña se está examinando un caso proveniente de México. Otros casos están bajo observación en Francia, tres en España y uno en Israel.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo