?>
Deportes

La Gloria de ser hincha

Se juega el segundo tiempo del encuentro. En Alta Córdoba empatan sin goles.

RELACIONADAS

Nadie cree que no vas a estar. Nadie. Aunque tengas esa sensación en la boca del estómago. Aunque sientas que las cosas tal vez no vayan a ir del todo bien. Aunque las noticias que escuchás en la radio sean todas malas, vas a estar. O al menos es lo que dicen tus amigos. Los que te conocen. “Ese no falta nunca a la cancha. No le importa si cumple años la vieja o hay un acto del colegio de su hija. Se va a la cancha”, afirman.

Llegó el sábado del debut. Es hoy. Después de tanto esperar. Después de un Mundial que pispeaste de lejos. ¿Para qué mirarlo?, preguntabas. Si no hay ningún jugador de la Gloria. Esperaste, y desesperaste, que los días que formaron ese mes se fueran rápido.  Sí, te enganchaste con Maradona y Messi. Pero fue un momento. Un rapto de ilusión, que se desvaneció rápido, como esos tanques de Alemania que pasaban a Otamendi una y otra vez.

“Ya está”, te dijiste, cuando España alzó la Copa. Vos estabas en otra. Escuchando la Impacto, la Sucesos. ¿Quién viene? ¿Qué refuerzos trae Vivas?  ¿Podrá el ex ayudante de Bielsa armar un equipo como la gente? ¿De una vez por todas vamos a poder ascender? Y más preguntas como esas en tu cabeza.

Mientras tanto, llegó un tal Rergis Borja. “¿Quién?”, gritaste, pegadito a la radio. También Ribolzi, la Tortuga Fernández y un puñado de nombres que no conociste. Eso sí, te gustó Torresi. “Ese es bueno. Lo ví por TV en San Martín de San Juan. Me gusta”, le comentaste al verdulero. Ese que te carga siempre cuando la Gloria no gana.

Se vino la Copa Córdoba. Y allá fuiste, a descubrir a los nuevos que llegaron a Alta Córdoba. Y con ganas de ver a esos pibes de los que tanto se habla en La Agustina. A Wanchope Ábila. Al Javi Correa. También a Maxi Ortiz. Y por qué no al Gallo Lencinas. Pero la realidad te pegó un cachetazo feo, en el debut de Vivas en el banco glorioso. Fue 0-3 contra el Racing de Marcelo Bonetto. Ni más, ni menos. Ése DT que insultó el Monumental completo, en ese final de torneo que ya nadie quiere recordar en Alta Córdoba. Ése de los tres goles de Tiro Federal. Ese de la manguera de los bomberos atrás del arco del Loco Carranza. Con los giles de siempre intentando invadir. Y, el resto de la gente, desconsolada por otro ascenso que no iba a ser.

Pero eso ya fue, te dijiste. Ahora va a cambiar la mano. Y vino Talleres. Otra vez al Chateau. Con un frío imposible de soportar. Y no había muchos como vos en la cancha. La mayoría decidió verlo por la tele. “Si lo pasa Canal 12. Sos loco, a qué vas a ir. Si dimos ocote con Racing”, te dijeron. Pero fuiste igual. Y te encantó irle ganando 2-0 a Talleres. Pero terminó todo, otra vez, mal. El empate y los penales te vieron salir otra vez con la cara larga. Pero nada cambió en tu sentimiento. Otra vez a la cancha para ver a varios pibes contra Estudiantes de Río Cuarto. Y el semblante te cambió. Encima la metió Lentini. Ya no faltaba nada para el debut. Sólo un amistoso con Chacarita, donde vos esperaste que hubiera más hinchas. Pero no fue así. “Una lástima despedir al Granadero Klimowicz así”, te dijiste. Sí, una verdadera lástima. Encima, a unas horitas del debut, desaparece de Córdoba el Chino Romero. Ése jugador por el que te daba ganas de ir a la cancha. Ése por el que casi te vas a las manos con esos que lo insultaban.

Pero hoy es sábado. Y nadie cree que no vas a estar. Ya almorzaste y te preparaste para ir a la cancha. Es la Gloria de ser hincha. Y eso no te lo quita nadie. Nadie.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo