?>
Córdoba

La diarrea nos tiene a maltraer a los cordobeses

Lidera el ranking de las enfermedades infecciosas más comunes de 2008. La gripe, marcha segunda. De qué nos contagiamos y cuáles son las reglas de oro para evitarlas.

Desde el aire que respiramos hasta el alimento que consumimos pueden llegar a convertirse en potenciales riesgos de infección. En Córdoba, las enfermedades transmisibles por contagio tienen nombre y época precisa, así como también su prevención. Los últimos datos estadísticos notificados al Área de Epidemiología del Ministerio de Salud la Provincia de Córdoba indican que la diarrea es la infección más común, seguida de cerca por la gripe. Una hace su pico en verano y la otra en invierno, y ambas mantienen llenos los consultorios de los centros de salud la mayor parte del año.

“Las patologías que vigilamos son, salvo algunas excepciones, las transmisibles. En esta área no se reciben notificaciones de enfermedades que no se propagan por contagio, salvo accidentes y algunas intoxicaciones”, explicó una profesional del área de Epidemiología. En todo el año pasado, se registraron más de 190 mil casos nuevos de estas enfermedades. La diarrea, las enfermedades de tipo influenza (gripe), la neumonía, la varicela y la bronquiolitis fueron las cinco más comunes.

Si bien el abanico incluyó todas las edades, los niños fueron los que engrosaron las cifras. Son quienes están más expuestos porque su sistema inmunológico no se encuentra tan desarrollado como el de los adultos. En patologías como la neumonía y la influenza, Córdoba capital registró un mayor número de nuevos casos en relación con el año pasado.

Agua sanadora. A la cabeza de la lista se encontraron las diarreas de todo tipo, con 81 mil casos en el 2008. La tasa (número de afectados comparados con el total de la población) llegó a 2.472 pacientes por cada 100 mil habitantes. “La diarrea es la enfermedad que más se notifica. Es muy contagiosa y la producen diversos gérmenes. Juegan en contra la mala provisión de agua potable y la mala disposición de los residuos. En niños, la patología es fácil de tratar, pero si el pequeño se deshidrata rápidamente, puede provocar la muerte”, agregó la especialista de Epidemiología. 

Para evitar que la molestia aparezca, no hay nada mejor que la regla de oro: lavarse bien las manos. Especial cuidado se debe tener con los pañales, los residuos y los alimentos. Para evitar la contaminación cruzada, no se debe cortar en la misma tabla las verduras y la carne.

Bufanda sanadora. La gripe (enfermedad de tipo influenza) fue la segunda del ranking. En el año se registraron 76.199 casos (con una tasa de 2.314 casos cada 100 mil habitantes), una cantidad significativamente menor que en 2007, cuando se notificaron más de 102 mil afectados (y una tasa de 3.110). Sin embargo, en la ciudad de Córdoba, hubo más enfermos que en años anteriores. “No tenemos una explicación certera de este fenómeno. Es posible que contemos con una mejor notificación de los establecimientos o porque se hayan presentado más casos en la zona urbana”, afirmó la fuente.

También en la capital aumentaron los casos de neumonía, una infección en los pulmones que es la sexta causa más frecuente de muerte en el mundo. En tanto, en la provincia la cantidad descendió de 8.982 casos en 2007 a 7.281 en el año siguiente. “Para evitar más enfermedades, se recomienda evitar el hacinamiento y ventilar los ambientes. También es importante usar medidas de calefacción segura, no utilizar artefactos con combustión, para que no se produzcan intoxicaciones por monóxido de carbono en el interior de las viviendas”, dijo la especialista.

Las infecciones respiratorias provocaron en 2007 una gran demanda de asistencia en el sistema de salud, especialmente en las camas de internación. El hecho motorizó el año pasado una estrategia de articulación entre el Ministerio de Salud, los hospitales y otras áreas para mejorar la eficiencia. Salvo en las primeras semanas de junio y las de julio en las que se trabajó a cama caliente, hubo disponibilidad en la terapia intensiva.

Aislamiento sanador. La varicela se llevó el trofeo del cuarto puesto el año pasado. Hubo 11.863 notificaciones y la tasa se mantuvo estable, lejos de los picos que se dieron en 2002 y 2004. “Las enfermedades eruptivas aumentan en la primavera. La varicela es muy contagiosa y, en general, bastante benigna. Si en la casa hay algún chico infectado, hay que evitar que esté en contacto con otros niños”, explicaron desde Epidemiología.

Con la varicela comienzan a aparecer puntos rojos (como vesículas y ampollas) que pican y forman costras. También se transmite por vía aérea o contacto directo. La vacuna contra esta enfermedad no está contemplada en el carne obligatorio.

Finalmente, en el quinto lugar se ubicó la bronquiolitis en menores de dos años. En el 2008 se registraron 10.887 casos. “Tratamos de mejorar cada año la comunicación con los centros de salud. Para que notifiquen más y disminuir la cantidad de casos. Si seguimos trabajando en forma articulada y ayudamos a cambiar algunos hábitos podremos lograrlo”, concluyó la profesional.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo