Córdoba

A la cárcel por "picar" en la calle

Ocurrió el lunes cuando un conductor de un 147 fue detenido en pleno centro. El fiscal José Mana aplicó la nueva ley y fue a parar a prisión.

Por disposición del fiscal de Instrucción del Distrito Judicial N° 1, Turno 3 de la ciudad de Córdoba, José Mana, fue detenido un hombre que, a bordo de un automóvil Fiat 147, corría picadas en pleno centro de la ciudad de Córdoba.

El imputado es Germán Arnoldo Bravo, quien fue sorprendido la noche del lunes último en la esquina de las avenidas Colón y General Paz, cuando conducía su vehículo a gran velocidad, en carrera con el conductor de un auto Gacel, que logró darse a la fuga, según publica hoy el diario La Voz del Interior.

De acuerdo con fuentes judiciales, Mana dispuso imputar a Bravo en función de una reciente legislación penal, que a través de la Ley 26.362 incorporó al Código Penal el artículo 193 bis, que prevé como figura delictiva la participación de personas en pruebas de velocidad o destreza no autorizadas, con automotores.

Penas agravadas. La nueva figura se refiere a la problemática de la seguridad en el tránsito y tipifica como delito esa acción, porque crea una situación de peligro para la vida e la integridad física de las personas.

El mencionado artículo 193 bis establece que será reprimido “con prisión de seis meses a tres años e inhabilitación especial para conducir por el doble del tiempo de la condena, el conductor que creare una situación de peligro para la vida o la integridad física de las personas, mediante la participación en una prueba de velocidad o de destreza con un vehículo automotor, realizada sin la debida autorización de la autoridad competente”.

La norma agrega que esa misma pena “se aplicará a quien organizare o promocionare la conducta prevista en el presente artículo, y a quien posibilitare su realización por un tercero mediante la entrega de un vehículo de su propiedad o confiado a su custodia, sabiendo que será utilizado para ese fin”.

Cabe señalar que en fechas recientes también se detectaron y reprimieron, con la misma legislación, conductas similares en el centro de la Capital, con detención de los conductores y la incautación de sus vehículos.