?>
Córdoba

La Caja se mudó, pero no se demuele

El organismo compró oficinas en Alvear y Rosario de Santa Fe. En el edificio histórico funcionan los consultorios médicos.

El histórico edificio de la Caja de Jubilaciones, en Colón y Rivera Indarte, se está quedando vacío: desde el pasado 1º de febrero, las oficinas del organismo previsional fueron trasladadas a Alvear y Rosario de Santa Fe, a la que será su nueva (y prometen que definitiva) sede.

Pese a que la mudanza coincide con el traslado –y demolición– de la Casa de las Tejas, en la Caja juran que no tiene nada que ver, y que la señorial construcción jamás será vendida o destruida. De hecho, los consultorios médicos que utiliza la junta médica de la Caja seguirán funcionando allí, en la primera cuadra de Colón.

Antes de trasladar los bártulos, la Caja debió desembolsar 8.850.000 de pesos para adquirir las nuevas oficinas. Se trata de la planta baja y dos pisos que pertenecían al Banco de Córdoba, y la tercera planta, propiedad de un particular. La compra se dio en el marco del plan del Banco de Córdoba para deshacerse de sus inmuebles. En total, el organismo cuenta actualmente con 2.764,5 metros cuadrados, donde se hicieron refacciones por un monto que superó el 1,5 millón de pesos.

“La Caja contará con instalaciones mucho más aptas para desplegar las tareas que tiene asignadas”, informó la dependencia en un comunicado al anunciar la mudanza hacia a Alvear y Rosario de Santa Fe. En la planta baja hay 20 puestos de atención al público y tres de autoatención. En los pisos de arriba se ubican el presidente de la Caja, los gerentes y los auditores, entre otros funcionarios.

En el inmueble tradicional el organismo mantendrá la Tesorería (en planta baja) y Asuntos Médicos (en el tercer piso). En los pisos superiores, que fueron diseñados como departamentos de alquiler, quedarán archivos y depósitos, pero sin personal permanente.

La oficina de Relaciones Públicas de la Caja reiteró que el traslado no está vinculado a otras mudanzas en el orden del Estado, y que la decisión obedece estrictamente a cuestiones de higiene e inseguridad edilicia.

Otra mudanza. Las oficinas de la Casa del Ciudadano (donde se hacen reclamos de defensa del consumidor, entre otros), que funcionaban en Alvear y Rosario de Santa Fe, están ahora en Tucumán 176.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo