?>
Mundo

Kirchner dejó listo el terreno para la cumbre Chávez-Santos

El encuentro para retomar las relaciones será en Santa Marta, última morada de Bolívar.

Los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, se reunirán hoy en Santa Marta, a los fines de avanzar en la normalización de las relaciones diplomáticas y comerciales bilaterales, interrumpidas el pasado 22 de julio.

En su rol de mediador como secretario general de la Unasur, Néstor Kirchner se reunió ayer con Santos por espacio de 20 minutos para el armado de la cumbre de hoy en horas del mediodía en suelo colombiano.

La sede del encuentro entre mandatarios será cara a la historia de los dos países y a los sentimientos de Chávez, ya que se darán cita en la quinta de San Pedro Alejandrino, última morada del Libertador Simón Bolívar. En Santa Marta,  capital del departamento de Magdalena en el Caribe colombiano, ya se establecieron estrictas medidas de seguridad para garantizar la seguridad en torno a la visita del mandatario venezolano.

En tanto, Santos se mostró confiado sobre el restablecimiento del diálogo entre Bogotá y Caracas. “Yo espero que de esa reunión podamos sacar conclusiones que nos lleven a normalizar las relaciones entre los dos países”, expresó.

El flamante presidente también dio pasos concretos para recomponer el vínculo con Ecuador, país con el que cortaron relaciones en 2008 luego de un bombardeo colombiano a guerrilleros de las Farc, en territorio ecuatoriano.

Corazón en la boca. La operación del corazón a la que fue sometido con urgencia el nuevo vicepresidente colombiano, Angelino Garzón (64 años) resultó exitosa.

El compañero de fórmula de Juan Manuel Santos juró el sábado y ayer debió ser hospitalizado por una enfermedad coronaria de múltiples vasos.

Embajador no se toca. El gobierno de Estados Unidos anunció que Larry Palmer sigue siendo el embajador designado en Caracas y defendió sus aptitudes profesionales, luego de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, lo vetara por sus controvertidas declaraciones sobre el Ejército bolivariano. 

Palmer opinó que la moral entre las tropas es “baja” y expresó su preocupación por la influencia cubana en los cuarteles.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo