?>
Córdoba

Inspectores habrá pocos, pero la Policía hará cumplir la veda

Frente a las elecciones del domingo, la Muni logró garantizar la realización de los controles de alcoholemia y la Policía hará cumplir el Código Electoral y no permitirá que se expenda alcohol.

La Municipalidad de Córdoba, sacudida por el conflicto entre el intendente Daniel Giacomino y el Suoem, se ve obligada a  diagramar un nuevo esquema que le permita brindar los servicios básicos que le corresponden, para no entorpecer los comicios legislativos del próximo domingo.

Los funcionarios de las áreas de control, por tercer fin de semana consecutivo, saldrán a realizar tareas de inspección en la noche cordobesa, apoyados por un importante operativo de la Policía de Córdoba, para asegurar el cumplimiento del Código Nacional Electoral (CNE), que prohíbe el expendio de bebidas alcohólicas 12 horas antes del inicio del sufragio.

Por su parte, los funcionarios de la Secretaría de Transporte y Tránsito municipal se reunirán en la mañana de hoy para diagramar un esquema que garantice una guardia mínima de inspectores, que se compondrá exclusivamente de empleados contratados.

El municipio, además, garantizará el pago de horas extras en algunos sectores claves para el normal desarrollo de las elecciones, como el Registro Civil  y los controles de alcoholemia en las calles.

No descorchés todavía. Atentos a la ausencia de inspectores municipales –quienes se niegan a prestar servicios–, algunos bolicheros, se relamieron ante la posibilidad de burlar la veda electoral y vender alcohol durante la noche del sábado y la madrugada del domingo. Pero tendrán que mantener el porrón en la heladera, porque la Policía de Córdoba, gracias a una acordada firmada el viernes pasado por la Junta Electoral, será la encargada de bregar por el cumplimiento de la norma.

“Vamos a disponer de 200 móviles y de unos 400 uniformados”, informó el comisario Hugo Ceballos, quien comandará el operativo. A partir de hoy, la Policía notificara a los bolicheros sobre la restricción etílica que rige desde 12 horas antes y hasta tres horas después de finalizado el acto eleccionario, según indica el artículo 136 del CNE, que también impone “prisión de 15 días a seis meses para las personas que expendan bebidas alcohólicas” en ese lapso.

Además de la Policía, un grupo de 30 funcionarios-inspectores, divididos en dos patrullas y comandados por el director de Control y Fiscalización, Luis Pareja, a partir de las medianoche del sábado, recorrerán los locales nocturnos para controlar que se cumpla la veda.

Controles de alcoholemia. El subsecretario de Transporte y Tránsito de la Municipalidad, Gabriel Bermúdez, informó que, luego de una reunión con los 86 inspectores contratados del área de tránsito, se logró consensuar guardias mínimas durante las horas previas a las próximas elecciones legislativas. “Los contratados tienen voluntad de trabajar, pero manifestaron miedo por la actitud que la sociedad –fastidiada por la situación de conflicto– tiene hacia ellos; pidieron garantías y por eso vamos a tratar de que tengan la protección policial debida”, explicó Bermúdez. El funcionario espera que hoy cada contratado confirme oficialmente que trabajará, para terminar de diagramar el esquema.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo