?>
Mundo

Imperio Diablo, entre los Andes y los Balcanes

Mezclando folclore y ritmos modernos, la banda llega hoy a la Bubamara.

La caravana gitana de las Fiestas Bubamara hará hoy a la medianoche una nueva parada en Art Decó (Humberto Primo esquina Sucre) trayendo su cargamento de música de Europa del Este, diversión asegurada y bailongo desenfrenado.

Ya convertidas en un esperadísimo evento de la noche cordobesa, las Fiestas Bubamara fueron creadas en Buenos Aires con el objetivo de abrir un espacio para compartir la música balcánica. Luego se convirtieron en itinerantes, comenzaron a recorrer otras ciudades y también a presentar bandas de otros “palos” (aunque siempre relacionadas con lo étnico).

Así, en su anterior parada cordobesa, los encargados de animar la noche fueron los muchachos de Rosario Smowing, que trajeron música bailable de los años ‘40 (principalmente swing, ska y mambo). Y en la fiesta de esta noche (que será con entradas a 25 pesos) le toca el turno a los porteños de Imperio Diablo, que como cuenta su cantante y acordeonista, Luciano Choque, trabajan el folclore andino y latinoamericano y lo mezclan con música electrónica y hip-hop. “La idea es tomar ritmos populares y reversionarlos de una manera un poco más ‘ciudadana’”, agrega.

¡A bailar! El debut de Imperio Diablo en las Bubamara fue la semana pasada en Buenos Aires. “Fue una muy buena experiencia, porque la gente va básicamente a bailar y la música de Imperio Diablo sirve para eso”, cuenta Luciano. “Si bien nuestro estilo es diferente, nuestra búsqueda es parecida a la de la música balcánica en el sentido de que retomamos el folclore y lo modernizamos. Además, la sonoridad y la energía de Imperio Diablo es muy parecida a la de el estilo balcánico, ya que tiene que ver con el hecho de adaptar la fiesta popular a los códigos de un boliche”.

Obviamente, la aparición de Imperio Diablo en las Bubamara tiene que ver con lo mucho que a la banda le “copa” la propuesta de la fiesta. “Me parece genial”, opina el vocalista. “Me parece excelente que sean tan masivas considerando lo particular de la propuesta. Hay pocas fiestas así, donde la gente vaya a bailar pero al ritmo de música no convencional. Y, justamente, el hecho de ir a Córdoba con la Bubamara nos tranquiliza, porque sabemos que va a salir todo bien, ya que sabemos lo que la gente busca cuando va ahí”, cierra.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo