?>
Córdoba

Hepatitis B: poco conocida, muy peligrosa

La cantidad de casos aumentó un 10 por ciento en Córdoba. Tiene menos difusión que el Sida pero se transmite de la misma manera.

Es menos famosa que el Sida. Ningún papel de Tom Hanks ni melodía por las calles de Philadelphia fueron compuestos en su nombre. Sin embargo, es una enfermedad que avanza cada vez más. Porque es un virus que puede permanecer más tiempo vivo fuera del organismo y es menos conocido: la hepatitis B aumenta en el país y Córdoba no se encuentra al margen.

La Unidad Centinela que funciona en el Nuevo Hospital San Roque  registró un aumento en las consultas de un 10 por ciento desde 2006. Pero, si se tienen en cuenta los nuevos casos con diagnóstico comprobado, la cifra es mayor. De los seis pacientes registrados ese año, la cifra trepó a 15 el año siguiente y a 21 en 2008.

“Estamos observando un incremento a través de notificaciones de los pacientes que nos vienen a consultar con síntomas compatibles. Si bien hay múltiples factores que explican el incremento, notamos que la causa principal es el sexo no seguro”, explicó a este diario Silvia Mengarelli, coordinadora de la Unidad Centinela de Hepatitis Virales en Córdoba.

Por las rutas. Los datos relevados por la unidad del San Roque son procesados por el Ministerio de Salud de la Nación junto con los de las otras provincias. El incremento en Córdoba también se replica en otras provincias como Mendoza y Santa Fe.
La forma de contagio de la Hepatitis B es muy similar a la del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), ya que se propaga también a través de la sangre. De acuerdo con los nuevos casos registrados, el 70 por ciento se infectó al mantener relaciones sexuales sin protección.

“Algunas personas tienen incorporado el riesgo del sexo no seguro ligado con la drogadicción. Pero en estos casos, las parejas confunden las enfermedades. Creen que todas las hepatitis son iguales y no están informadas”, dijo la especialista.

El 30 por ciento restante contrajo la enfermedad por otras vías de contagio. Hubo casos (los menos) de infecciones en laboratorios odontológicos, en los que fallaron las prácticas de seguridad, y de trasmisión a través de tatuajes y piercings.

“Hay contagios por jeringas que atraviesan los dos grupos anteriores”, dijo la especialista.

Los pacientes que llegaron al hospital por una consulta tienen síntomas de cansancio y fiebre que puede llegar hasta los 38 grados. En la mayoría de los casos, tienen un color amarillento en la piel y en los ojos.

El promedio de edad fue de 31 años aunque la franja se extendió desde los 18 hasta los 49. La mayoría eran hombres y hubo muchos casos de camioneros y viajantes. Los estudiantes menores de 21 años portaban piercings o tatuajes.

La hepatitis B se contagia por vía sexual, de la madre al hijo, por transfusiones de sangre o por pinchazo con agujas contaminadas. Los hijos de madres con infección activa enferman en más del 90 por ciento de los casos si no son protegidos adecuadamente.

Los usuarios de drogas, el personal sanitario, los pacientes en hemodiálisis, las personas que conviven con un paciente con infección crónica por virus B y las personas con vida sexual promiscua son los que más riesgo tienen de infectarse.

Síntomas. Cansancio y fiebre, en la mayoría de los casos, tienen un color amarillento en la piel y en los ojos.
La edad. El promedio orilló los 31 años, aunque la franja se extendió desde los 18 hasta los 49 años.

A tener en cuenta. La mayoría eran hombres, con un algo predominio entre ellos de camioneros y viajantes. Los estudiantes menores de 21 años se habían realizado o bien piercings o tatuajes.

A tomar nota

* La vacuna contra la Hepatitis B fue declarada obligatoria para los agentes de salud en 1993 y para los recién nacidos en 1999.

* Se suministra en tres dosis. La segunda al mes y la tercera al sexto. Para los que nacieron después, la vacunación se recomienda cuando una persona comienza a mantener relaciones sexuales.

* En el Hospital Pediátrico (ex Casa Cuna) las aplican en forma gratuita.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo