?>
Córdoba

Guerra danza por el sueño de la academia

El bailarín impulsa que se dicten clases de baile en las escuelas públicas.

Maximiliano Guerra, el gran bailarín, hará este fin de semana "una prueba piloto" de la Academia Provincial de Danzas, cuya creación impulsa el legislador Juan Brügge, aliado de Unión por Córdoba en la Unicameral.

Brügge, quien además de parlamentario es un reconocido profesor universitario, había prometido subirse a las tablas para danzar con el ex primer bailarín del Teatro Colón. Ahora, bajó un cambio: "Voy a tomar las clases de Maximiliano junto con los chicos, y luego él decidirá si estoy en condiciones de bailar o no... creo que me va a decir que no", afirmó ayer el legislador de la Democracia Cristiana.

Entre el sábado y el domingo próximo, en San Francisco, Guerra dará dos clases gratuitas de danzas: el 27 para los niños y el 28 para profes. "Estoy a punto de cumplir un sueño que persigo desde hace muchos años: llevarle el arte a niños menos pudientes", aseguró Guerra al anunciar la realización de este "ensayo general" de lo que sería, si se aprueba, la Academia Provincial de Danzas.

Mientras tanto, el proyecto de ley le daría vida al instituto artístico se sigue su danza en las comisiones de la Legislatura, y aún no tiene fecha cierta para la aprobación. "Sólo falta despejar algunas dudas de la Secretaría de Cultura, pero el proyecto tiene el visto bueno de todas las comisiones legislativas que lo revisaron y el OK del Ministerio de Educación", adelantó Brügge.

Guerra actuará en un escenario que se montará en la Plaza Cívica de San Francisco. Las clases, siguiendo el esquema propuesto para el funcionamiento de la academia, se dictarán en dos escuelas públicas de la zona. "Es un honor hacer estas clases junto con Brügge, porque los artistas y los políticos nos debemos a la gente", dijo Guerra.

El proyecto de ley busca que en todas las escuelas públicas, en particular aquellas ubicadas en sectores urbano-marginales, se den clases de danzas folclóricas, clásicas y modernas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo