?>
Policiales

Guardia de cenizasy a esperar la lluvia

Finalmente, los bomberos que trabajan bajo la órbita del Plan Provincial de Manejo del Fuego pudieron controlar los pocos focos de incendio que quedaban en la provincia y ahora todos esperan porque el clima se apiade y caigan unas cuantas gotas en las zonas afectadas.

Marcelo Colombatti, coordinador del Plan Provincial, aseguró que durante la tarde de ayer se pudo controlar y apagar el último foco, que se encontraba activo en la zona de Capilla del Monte.

Esta nueva tanda de incendios se inició el pasado jueves. Según Colombatti, han trabajado cerca de 600 bomberos por día para extinguir las llamas.

Los focos más complicados se desataron en La Paz, La Serranita, Mina Clavero, Salsipuedes y Capilla del Monte.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo