?>
Argentina

Final abierto para el matrimonio gay

En un escenario de paridad, el Senado definirá hoy la suerte del matrimonio gay, que busca igualar los derechos de las parejas del mismo sexo con la de los heterosexuales. Si se lo rechaza, no podrá ser debatido hasta 2011.

En un marco de fuertes presiones y extrema paridad, la Cámara de Senadores debatirá hoy desde el mediodía el proyecto de Ley venido en revisión de Diputados por el cual se modifica el Código Civil de la Nación para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo (ver “Las claves del proyecto”).

La iniciativa que apoya el oficialismo y una parte de la Unión Cívica Radical será el único que será puesto a consideración del pleno, ya que ayer la Presidencia de la Cámara alta consideró antirreglamentario el dictamen de unión civil presentado por parte de la oposición.

El presidente provisional del Senado, José Pampuro, hizo lugar a la impugnación que el bloque del Frente para la Victoria presentó la semana pasada considerando que el proyecto de unión civil es una versión diferente del de matrimonio homosexual.

De acuerdo con la presentación hecha por el senador Miguel Ángel Pichetto, el artículo 81 de la Constitución Nacional establece que “ningún proyecto rechazado por una de las Cámaras puede volver a ser debatido” por el Congreso en ese año parlamentario.

De ese modo, si el pleno rechaza la media sanción de Diputados no podrá tratar la iniciativa del justicialismo disidente tal como ese bloque y algunos radicales pretendían.

Fuentes legislativas dijeron, sin embargo, que la impugnación es una facultad del cuerpo en sesión, por lo que podría quedar sin efecto e impulsar su tratamiento.

En ese caso, las fuentes dijeron que el bloque kirchnerista dejaría sin quórum el debate.

Cómo se votará. A la hora de la votación primero se pondrá a consideración el dictamen de mayoría que rechaza la media sanción de Diputados.

En el caso de que ese dictamen no se imponga, entonces se pasará a votar el de minoría que respalda lo aprobado por Diputados a principios de mayo.

Palo a palo. En el Senado resulta difícil prever el resultado final de la sesión por la persistencia de una estrecha paridad de fuerzas.

Un recuento minucioso de los definiciones públicas de los legisladores arroja una leve ventaja de los que rechazan la iniciativa sancionada por Diputados, por un margen de apenas dos senadores (30 a 28).

La clave del trámite final la tienen 12 parlamentarios que eludieron definiciones claras, de los cuales 7 son oficialistas y 5 opositores.

Quienes creen tener el poder de interpretar los silencios a medias de los legisladores que ocultan sus posiciones, se animan a sostener que la mayoría de los primeros terminarán por apoyar el proyecto, mientras que algunos de los que se oponen no aparecerán hoy en la discusión.

Anoche, en las principales ciudades del país, hubo manifestaciones a favor y en contra del proyecto. La  mayor manifestación “por la familia”, impulsada por la Iglesia y sectores afines, se produjo frente al Congreso, en Buenos Aires. En nuestra ciudad también hubo una importante manifestación frente al Patio Olmos.

Por su parte, en diferentes sitios de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires grupos que respaldan el matrimonio entre personas del mismo sexo protagonizaron un “Ruidazo por la igualdad”, que fue impulsado por el Inadi.

La votación, en manos de una docena de indecisos
A horas de iniciarse el debate sobre el proyecto para habilitar el matrimonio entre personas del mismo sexo resulta difícil prever el resultado final de la sesión en la Cámara de Senadores, por la persistencia de una estrecha y persistente paridad de fuerzas.

Un recuento minucioso de los definiciones públicas de los legisladores arroja una leve ventaja de los que rechazan la iniciativa sancionada por Diputados, por un margen de apenas dos senadores (30 a 28).

La clave del trámite final la tienen 12 parlamentarios que eludieron definiciones claras, de los cuales 7 son oficialistas y 5 opositores.

Quienes creen tener el poder de interpretar los silencios a medias de los legisladores que ocultan sus posiciones, se animan a sostener que la mayoría de los primeros terminarán por apoyar el proyecto, mientras que algunos de los que se oponen no aparecerán hoy en la discusión.

El conteo personalizado arroja una visión clara de la fractura de los bloques más importantes que produjo la iniciativa a favor del matrimonio gay: el oficialismo, jugado por el sí, tuvo la adhesión de 15 legisladores, pero el rechazo de 8 (más dos que se fueron a China) y la indefinición de 7.

En la UCR, 4 se unieron a apoyar el voto positivo y 13 se fueron al no, mientras la mayoría de los justicialistas federales militan en contra de la iniciativa de Diputados, aunque algunos volvieron por esta vez al viejo tronco.

Las claves del proyecto
CONTRAYENTES. Se modifica el Código Civil y reemplaza las palabras “hombre” y “mujer” por “contrayentes” y “cónyuges”
IGUAL SEXO. Se sustituye el artículo 172 del Código Civil, que ahora queda redactado de la siguiente forma: “El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos, con independencia de que los contrayentes sean del mismo o de diferente sexo”.
ADOPCIONES. Fue uno de los temas que generó más debate en el tratamiento de las comisiones. El proyecto establece finalmente que los adoptantes podrán ser cónyuges de un mismo sexo.
BENEFICIOS. Los cónyuges podrán obtener asignaciones familiares, licencias especiales y extraordinarias, obra social, beneficios previsionales y herencias.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo