?>
Córdoba

Fiestas "privadas": nuevo dolor de cabeza para papis

Ante el endurecimiento en los controles, han comenzado a proliferar las reuniones "privadas" en las que se vende alcohol a menores. Se cobra entrada, pero no se publicita demasiado la reunión. Se hace a través de Facebook o de boca en boca. En Río Cuarto, padres quieren poner límites.

Mientras hay cierta dosis de alivio en los padres ante el avance que están teniendo en distintos puntos de la provincia las nuevas regulaciones para la noche a través de los Códigos de Espectáculos Públicos (Córdoba capital, Río Cuarto, Villa Carlos Paz, el corredor Sierras Chicas, entre otros), además de controles más férreos, aumenta ahora una preocupación que no es nueva, pero que buscan prevenirla.

Se trata de las "fiestas privadas" organizadas sobre todo por menores de edad, quienes en esos lugares no sólo venden entradas, sino también expenden alcohol.

En la capital, el caso más emblemático se conoció hace casi un mes, cuando inspectores municipales del CPC Argüello clausuraron una de estas fiestas en una obra en construcción de Villa Belgrano. El director de ese CPC, Oscar Grenat, dijo que la mayoría de los chicos no superaba los 14 años, y se vendía alcohol.

En Río Cuarto,  los in­te­gran­tes del Gru­po Con Vi­ven­cia Ciu­da­da­na (padres que buscan que la noche tenga control en esa ciudad) se declararon "en es­ta­do de aler­ta", y es­tán de­ci­di­dos a re­do­blar es­fuer­zos pa­ra que es­tas nue­vas pro­pues­tas de di­ver­sión que­dén tam­bién en­cua­dra­das den­tro de un mar­co de se­gu­ri­dad.

Por eso, según informa hoy el Diario Puntal, ela­bo­ra­ron un co­mu­ni­ca­do con un lla­ma­do pú­bli­co a pa­dres y ciu­da­da­nos "por­que es­ta­mos con­ven­ci­dos de que sin la ayu­da de to­dos, nos se­rá muy di­fí­cil avan­zar en es­ta lu­cha que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo trans­mi­tir a nues­tros hi­jos va­lo­res co­mo los de la ge­ne­ro­si­dad, el res­pe­to a los de­más, la jus­ti­cia y el de­ber", se­ña­lan.

Es­tos son los pun­tos cen­tra­les del lla­ma­do que hi­cie­ron los pa­dres:

» “Cree­mos que te­ne­mos que sen­si­bi­li­zar­nos y to­mar con­cien­cia de los in­ne­ce­sa­rios pe­li­gros a los que se ex­po­nen a los ado­les­cen­tes en la ac­tua­li­dad. En par­ti­cu­lar, los in­vi­ta­mos a re­fle­xio­nar so­bre las po­si­bles con­sen­cuen­cias de que nues­tros jó­ve­nes asis­tan a las mal lla­ma­das fies­tas pri­va­das”.

» “Co­mo pa­dres, no po­de­mos de­jar a nues­tros hi­jos en es­te tipo de fies­tas que no les dan ni la más mí­ni­ma se­gu­ri­dad, ni con­ten­ción, si­no lo con­tra­rio. Se rea­li­zan con más fre­cuen­cia de­bi­do al au­men­to de con­tro­les en la ven­ta de al­co­hol a me­no­res en los bo­li­ches don­de, hoy, nues­tros hi­jos tie­nen las me­di­das de se­gu­ri­dad ade­cua­das”.

» “Al no con­tar con la au­to­ri­za­ción de la Mu­ni­ci­pa­li­dad y De­fen­sa Ci­vil no se ve­ri­fi­ca que es­tas fies­tas cum­plan con las nor­mas de se­gu­ri­dad e hi­gie­ne ne­ce­sa­rias, ade­más de no pa­gar im­pues­tos”.

» “Por to­do lo di­cho es que les pe­di­mos re­fle­xión, que no ex­pon­gan a sus hi­jos, que no los de­jen en una car­pa en me­dio de la na­da, sin se­gu­ri­dad, sin con­trol y con li­bre in­gre­so al al­co­hol y sus con­se­cuen­cias”.

» “No es­pe­ren te­ner a un hi­jo en una ca­mi­lla de una clí­ni­ca pa­ra sen­si­bi­li­zar­se y dar­se cuen­ta de que na­die es­tá exen­to de que al­go si­mi­lar le pue­da ocu­rrir. A al­gu­nos de no­so­tros re­cién cuan­do nos to­có te­ner a un hi­jo al bor­de de la muer­te pu­di­mos reac­cio­nar, re­fle­xio­nar y re­cién allí em­pe­zar a ha­cer”.

» “A cual­quie­ra le pue­de ocu­rrir, aun­que pien­se que es un pa­dre cui­da­do­so y pre­sen­te. Los pa­dres que pres­tan sus quin­tas o las ofre­cen en al­qui­ler y los que les com­pran el al­co­hol a me­no­res tie­nen que sa­ber que son res­pon­sa­bles de lo que allí su­ce­da y...¿quién quie­re car­gar con con­se­cuen­cias irre­pa­ra­bles en sus es­pal­das?”.

» “Jun­to a con­ce­ja­les, psi­có­lo­gos, so­ció­lo­gos, due­ños de bo­li­ches, po­li­cía y Ede­com lo­gra­mos al­go muy im­por­tan­te que fue la apro­ba­ción del nue­vo Có­di­go de Es­pec­tá­cu­los Pú­bli­cos con el cual pen­sa­mos que con­ta­re­mos con ma­yor pro­tec­ción y se­gu­ri­dad, en un mar­co le­gal, pa­ra nues­tros jó­ve­nes y ado­les­cen­tes. Na­da más y na­da me­nos”.

 

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo