?>
Córdoba

Fernando Albareda: Los sueños cortados se los daré a mis hijos

Sentido testimonio dio el hijo de la víctima, en el segundo juicio a Menéndez en Córdoba. También declaró la ex mujer de Calderón y dijo que miente.

¿Qué se puede esperar del testimonio de un joven que perdió a su padre en medio de la terrible represión ilegal de los setentas? Todo lo que se podía esperar que dijera Fernando Albareda, hijo de Ricardo Fermín, se pudo escuchar ayer en la sala de audiencias.

“Mi viejo fue todo. Es la persona que llevo adentro, por la cual vivo, por la cual voy a seguir luchando para que este país sea más justo”, dijo el joven, atravesado de lágrimas. Luego dijo que tener un padre desaparecido es “muy amplio”. “El hombre se prepara para llegar a un objetivo acompañado de un montón de sueños. En mi caso, no tuve quién me guiara en busca de esos objetivos”, dijo Fernando.

Fuera de estas valoraciones subjetivas, contó que la militancia política de su padre fue difícil, “porque pertenecía a una célula de inteligencia, por lo cual muy pocas personas del PRT lo conocían”. Por esta razón se le hizo complicado encontrar información sobre su padre. Según le dijo luego a Día a Día, hay sólo una sobreviviente del PRT que tuvo contacto con Albareda. Se trata de Elena Germán, actualmente exiliada en Madrid.

Contra Calderón. Los testimonios que siguieron fueron los de María del Valle Zamudio y Ana María Calderón, ex esposa y hija de Ramón Calderón, pero también actual esposa e hijastra del acusado Hugo Cayetano Britos.

Ambos testimonios, ofrecidos por la defensa, apuntaron a desestimar los dichos del hombre considerado testigo clave. “Calderón me dijo que me alejara de Britos, porque de alguna manera, uno u otro iba a terminar en la cárcel”, dijo la mujer, para luego agregar: “Me advirtió que cuando saliera de la cárcel nos iba a matar a los dos”.

La mujer contó que en diciembre de 1977 pasó la luna de miel en la Casa de Hidráulica, y aseguró desconocer la función que cumplía ese inmueble. Pero sí admitió conocer que Hugo Cayetano Britos “trabajaba en inteligencia, en la D2”.

El abogado querellante Martín Fresneda le quitó importancia a estos testimonios, al decir que “ya en 1985, Calderón había declarado ante la Conadep reconociendo la existencia de Hidráulica”, señalando que “eso fue antes de que se peleara con Britos”, con lo cual descartó un posible despecho.

Con una interpretación diametralmente contraria, para el defensor de Britos, Pedro Leguiza, los testimonios de las mujeres fueron “esclarecedores”, y planteó que la circunstancia de las amenazas generan una situación de duda.

“Creo que los jueces tomaron nota bien y se les aclaró mucho el panorama respecto de esta situación”, dijo, refiriéndose al desencuentro entre Britos y Calderón. Por eso aseguró que “se generan muchas dudas de que Britos realmente haya sido el que cometió el hecho”.

Le llega la hora al Gato. A partir de la audiencia de hoy, comenzarán a ventilarse los pormenores del horror que tuvo por escenario la sede del D2, ubicada en el Cabildo.

Se trata de los hechos investigados bajo las causas Morales y Moyano, y que tienen por imputado solamente a Miguel Ángel “El Gato” Gómez, tristemente reconocido como un brutal torturador.

En ese marco, durante la jornada de hoy dará su testimonio Raúl Ernesto Morales, el hombre que debido a las torturas perdió ambos riñones, y hasta la fecha no termina de recuperar su salud, a 33 años de su detención.

También se escucharán los relatos de los ex policías también encarcelados y torturados Luis Urquiza, Horacio Samamé y Ernesto Arnau Zúñiga, quienes a su vez son víctimas en la causa Gontero, recientemente elevada a juicio.

La querellante María Elba Martínez apuntó a que será “el momento de conocer el funcionamiento del D2, la individualización de los nombres y las estructuras”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo