?>
Mundo

Feliz Año NuEVO para Morales

Elecciones en Bolivia. Las encuestas a boca de urna daban ganador al actual presidente con el 62 por ciento de los votos.

Tal como se preveía, el presidente Evo Morales ganó las elecciones en Bolivia y nuevamente “por paliza”, con poco más del 62 por ciento de los votos, según las encuestas en boca de urna realizadas en ese país y al término de una tranquila jornada de comicios con masiva participación.

En total, 4.969.423 ciudadanos bolivianos estaban habilitados para votar y a ese número se agregaban 169.096 residentes en los Estados Unidos, España, Argentina y Brasil. Sobre la base de los sondeos, el actual mandatario habría obtenido el 63 por ciento de los sufragios, mientras el opositor Manfred Reyes Villa cosechaba apenas el 24 por ciento. La Corte Nacional Electoral anunciaba anoche, al cierre de esta edición, los resultados computado el 30 por ciento de los guarismos.

De acuerdo con los primeros sondeos, el gobernante izquierdista se impuso en los departamentos de La Paz, Oruro, Potosí, Cochabamba, Chuquisaca y Tarija. Otro de los candidatos opositores, Samuel Dorio Medina (habría sacado un 9 por ciento de los votos), reconoció ante la prensa la victoria del presidente.

Los resultados oficiales se darán a conocer entre semana y de confirmarse las estimaciones, Morales gobernará hasta 2015 y su Movimiento al Socialismo (MAS) tendrá mayoría en las dos cámaras de la Asamblea Legislativa Plurinacional pero no los dos tercios de ese órgano, como deseaba. Morales ejercía el control en la Cámara de Diputados aunque no en el Senado, dominado por la oposición que se constituyó en un freno para su gobierno.

Con 50 años,  a caballo de su popularidad y con la hegemonía de su partido, coronó su victoria sin sobresaltos, luego de los convulsionados tres primeros años de gobierno en los que por poco se desata una guerra civil entre el oficialismo y cuatro regiones opositoras.

Tras conocerse los primeros resultados, centenares de partidarios de Evo abarrotaron la plaza Murillo frente al palacio presidencial, donde el mandatario tenía previsto dar un discurso.

Confianza ciega. “Esperaremos los resultados, aunque yo ya lo sé. Las elecciones de constituyentes las ganamos con más del 50 por ciento, el referéndum revocatorio y el referéndum constitucional con más del 60 por ciento. Ahora lo que nos toca es subir otra grada y ser más del 70”, pronosticó un Morales que ya disfrutaba las mieles de la reelección. “Estoy segurísimo que vamos a ganar en los nueve departamentos. Por lo tanto, no habrá ‘media luna’, será ‘luna llena’ desde estas elecciones”, añadió el líder cocalero. Lo hizo en referencia a que por su forma geográfica la oposición denominó “media luna” a la región oriental del país, donde se atrincheró en 2001 con su demanda de autonomías departamentales. Con prudencia, el primer presidente indígena de Bolivia (desde enero de 2006) pidió no “confundir con soberbia” su  optimismo.

Ahora dispone hasta 2015 para consolidar su “revolución” indigenista y profundizar el control del Estado sobre la economía.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo