Jueves 17 de abril, 21:17
Nublado 17º / 52% +
/ Registrate

Este mes, se sabrá por qué es “Casona”

Esplendor. La Casona Municipal tiene 123 años. Está siendo recuperada por la comuna con fondos de una concertación. Reabriría el 25 de mayo.

Oficinas reducidas. El 85% de la Casona será para actividades artísticas.

Oficinas reducidas. El 85% de la Casona será para actividades artísticas.

Escalera, con nuevo piso de mármol

Escalera, con nuevo piso de mármol

Artesanal. Los 900 m2 de piso de pinotea se repararon bloque por bloque.

Artesanal. Los 900 m2 de piso de pinotea se repararon bloque por bloque.

  • de
  • 08/05/2011 00:10

    Por Redacción Día a Día

    Una de las casas más suntuosas de la Córdoba de hace 120 años, un centro cultural de alta actividad artística en épocas más recientes y el hogar de fantasmas, leyendas y aparecidos.

    Todo eso es en el imaginario local la Casona Municipal, ese imponente edificio construido entre 1885 y 1888 por Ismael Galíndez, que ocupa la esquina de Rioja y General Paz.

    Desde 2010, y luego de varias décadas de no recibir inversiones fuertes en mantenimiento, el lugar es blanco de una profunda recuperación y puesta en valor. De hecho, la administración de Daniel Giacomino busca hacer de esa obra, junto con la posible reconstrucción del incendiado teatro Comedia, uno de sus “emblemas” de fin de gestión.

    Con los trabajos avanzados en un 85 por ciento, el lugar ya recuperó gran parte del esplendor perdido y quedará inaugurado con nuevo aspecto en la semana del 25 de mayo, en el marco de un acto con música en vivo (a cargo de los cuerpos estables municipales) y una representación teatral no convencional. Así lo adelantó a Día a Día el subsecretario de Desarrollo Urbano, Jorge Taberna, durante una recorrida por el lugar.

    Por su parte, el director general de Educación y Cultura, Fernando Ferri, dio detalles del uso que se planea para el inmueble. “Aunque fue y seguirá siendo un centro cultural multiactividades, el perfil que queremos darle hace foco en dos: teatro y fotografía”, dijo.

    Una concertación. En la recuperación se están invirtiendo 2.046.000 millones de pesos, aportados por la empresa Euromayor, en el marco de un acuerdo de concertación con el municipio.

    Por ese convenio, la comuna autorizó a la firma a “redistribuir” (usar de una forma diferente a la regulada) superficie construida en el proyecto de seis torres de vivienda y áreas comerciales que levanta en la ex Cervecería Córdoba. Ese permiso –blanco de cuestionamientos desde el Concejo Deliberante, que además reclamó tratamiento legislativo para el acuerdo– generó, para la empresa, una rentabilidad “extra” (respecto del proyecto inicial) en su emprendimiento.

    La concertación implica la devolución de parte de tal “plusvalía” al Estado, financiando y ejecutando obra pública.

    En este caso, la opción del municipio fue poner el dinero en recuperar la Casona. Este mecanismo explica que sea Euromayor la encargada de pagar y realizar la puesta a punto del inmueble; que incluye dos ejes centrales: uno estructural (reparar todos los cableados, humedades, rajaduras, etc. y sumar al edificio las medidas de seguridad modernas exigibles a los espacio públicos, desde un ascensor nuevo sobre la ex playa de estacionamiento hasta el sistema antiincendios), y otro más “artístico”, de recuperación y puesta en valor para realzar los aspectos históricos del edificio.

    De palacio a cabaña. “La casa tiene muchas curiosidades. Por ejemplo, todo indica que su propietario se fue quedando sin plata a medida que la construía, y por eso los salones de planta baja son los más suntuosos, grandes y con techos decorados con molduras y pinturas. A medida que se sube de nivel todos se hacen más simples y austeros”, relató José Correa, el arquitecto especialista en recuperación de patrimonio contratado para la obra.

    La tarea que coordina ya incluyó la recuperación de todas las puertas y aberturas, pintadas en su color original; y de los pisos: 900 metros cuadrados de pinotea, una madera que ya no se procesa y sólo se consigue en casas de demolición.

    “Se levantaron todos, en algunos casos las piezas se reutilizaron con un tratamiento y colocándolas del reverso. Y en otros se fabricaron a partir de aberturas sacadas de la casa”, graficó Georgina Cassini, arquitecta de Euromayor.

    Los cielorrasos son otro gran capítulo en la puesta en valor que se está ejecutando. Todos fueron blanco de un arreglo general para cerrar fisuras y completar guardas (uno de planta baja fue reconstruido por complejo), y desde ahora se trabajará en revitalizar sus murales. Esta tarea seguirá luego de la apertura, en los pisos altos. Correa explicó que a diferencia de otras casas de la época, las pinturas que decoran los techos de la Casona no tienen motivos religiosos, sugiriendo que Galíndez no tenía demasiada inclinación hacia la temática.

    ¿Qué te produce este tema?

    Comentarios

  • © 2009 - 2014 Todos los derechos reservados.