?>
Argentina

Estamos fritos: casi la mitad no controla su nivel de colesterol

Un relevamiento realizado en el país demostró, además, que 6 de cada 10 personas ni siquiera se midieron el colesterol en el último año. Esta sustancia explica el 59% de las enfermedades coronarias.

Alrededor del 45 por ciento de la población adulta argentina admitió no hacer nada por mantener sus niveles de colesterol dentro de los valores normales, mientras que 6 de cada 10 argentinos no se hicieron un análisis de sangre para medir esa sustancia en el último año. Esos datos, difundidos ayer por la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), significan que al menos 17 millones de personas en el país ignoran si tienen hipercolesterolemia.

El nivel elevado de colesterol en la sangre es uno de los factores de riesgo de sufrir un evento cardiovascular: explica el 59 por ciento de las enfermedades coronarias y el 18 por ciento de la cerebrovasculares. En Argentina, se estima que 3 de cada 10 personas mayores de 20 años tienen hipercolesterolemia. Su prevalencia aumenta con la edad, por lo que ese porcentaje trepa a 4 de cada 10 en mayores de 50 años. Y las enfermedades cardiovasculares, a nivel mundial, ocasionan una de cada 3 muertes.

El relevamiento de la FCA, realizado en todo el país a mayores de 18 años, indicó además que entre las personas mayores de 35 años sólo 5 de cada 10 se realizaron un análisis para medir los niveles de colesterol en los últimos 12 meses.

No se hace lo suficiente. Ricardo Iglesias, presidente de la FCA, explicó que apenas el 55 por ciento de los argentinos consultados respondió que para reducir su colesterol trataba de hacer algo. Sin embargo, el especialista destacó que esas medidas no son suficientes para tener un estado saludable. Iglesias precisó que el 37 por ciento de los encuestados dijo que realizaba una dieta equilibrada, mientras que solo el 18 por ciento realizaba actividad física en forma regular. Y sólo el 1 por ciento afirmó que hace algo por reducir su estrés con el objetivo de disminuir su colesterol, pese a que es uno de los fuertes desencadenantes de eventos cardiovasculares.

Cambiar hábitos, la solución. Para mantener los niveles de colesterol dentro de valores saludables es preciso realizar cambios alimentarios: reducir el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y frituras (carnes rojas, embutidos, confituras), y aumentar el consumo de fibras (cereales, legumbres), pescado de mar, frutas y verduras.
La actividad física es imprescindible para prevenir la hipercolesterolemia: subir escaleras, caminar y ejercitarse con regularidad.

El malo pega fuerte. La segunda Encuesta Nacional de Factores de Riesgo para Enfermedades no Transmisibles, que se realizó entre octubre y diciembre de 2009 y fue presentada la semana pasada por el Ministerio de Salud de la Nación reveló que el 27,9 por ciento de los argentinos tiene el colesterol “malo” (LDL) elevado.
Los valores más elevados se observaron en las provincias de Santa Cruz, Tucumán y La Rioja, mientras que los valores más bajos se reportaron en Gran Buenos Aires y Formosa. El reporte oficial indicó, además, que a mayor edad el reporte de colesterol fue más elevado: de 11,9 por ciento en la población de 18 a 24 años a 38 por ciento entre los mayores de 65 años.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo