?>
Deportes

Esta es mía, dice Klimowicz

Diego Klimowicz vuelve al fútbol para vestir la camiseta de Instituto después de 15 años de haber dejado la institución. El delantero se reunió ayer con la dirigencia y acordaron su regreso. Se suma a la pretemporada.

Se sintió un alarido desde adentro. Algunos en el barrio salieron a la esquina. Miraron con el calorón y todo estirando el cuello. Incrédulos, sintieron como si un grito de gol les inundara en llamaradas el pecho. “Dicen que así se sentía a la gente cuando el Granadero metía un gol”, contó al pasar uno de los duendes de la siesta. Algo tan grande se gestaba en Alta Córdoba que, como en una de sus mejores películas en la historia, el destino le pidió a su grandeza una más en el 2010. Tan bien andan las cosas en el club albirrojo que, más allá de pelear el ascenso, de que la directiva haya levantado las copas ayer con el técnico Claudio Vivas, de paso fugaz por Córdoba, más a la tarde había una carga pesada en la bolsa de Papá Noel. No en vano el mágico personaje de los regalos viste en rojo y blanco. “Sí, hoy nos reunimos con Diego y acordamos lo que será su contrato para lo que resta de la temporada”. Esas palabras corresponden al vicepresidente de Instituto Francisco Ruiz. Paco, Juan Carlos Barrera y su hijo Iván se juntaron con Dieguito Klimowicz y cerraron su incorporación al plantel de Claudio Vivas. “Ojo, no se ha firmado nada. Sólo hablamos de los términos del acuerdo, los números y cómo vamos a seguir. Si Diego se siente bien en la pretemporada, si responde a lo esperado, firmará su contrato según acordamos”, agregó Paco.

Qué notición de Navidad realmente para el hincha de Instituto. Ruiz no desconoce la situación especial que representa Klimowicz, hoy el emblema más cercano que tiene este club en cuanto a representatividad “activa”. Es que su regreso producirá un rebote de todo tipo. Espectativas dentro y fuera del vestuario. “Diego ya convive hace tiempo con el plantel, pasa a saludar, acompaña en las concentraciones. Vivas también fue claro: él tendrá que pelear el puesto”, aseveró el dirigente. Pero al mismo tiempo confirmó: “Todos estamos esperando la parte física que esté bien. Toda la rehabilitación, le ha dado señales”.

La historia reciente. Klimowicz volvió a Córdoba y nunca se despegó de Instituto. Dejó el fútbol por un problema de cadera, tuvo un homenaje en Alta Córdoba y se dedicó a la familia. Juan Carlos Barrera lo cobijó (Vivas siempre lo quiso) y uno de sus hijos le abrió el deseo. Luego, un trabajo en silencio de dos meses en el club, yendo a La Agustina tres veces por semana para ser tratado por el kinesiólogo del plantel, Rubén Zumbaino. “Venía trabajando muy bien. Fue aumentando su nivel de a poco. No hay que olvidarse de que él viene de un parate de casi de un año. Más la afección y la cirugía, no es sencillo. Pero siempre se lo vio muy motivado, muy decidido a ir para adelante con esto. Además, en su físico se nota que es un deportista de elite”, expresó ayer Zumbaino a este medio, confirmando que en la última semana empezó a trotar en campo y hacer trabajos con pelota. Allí se dio cuenta que podía volver. Y por eso se selló su arribo.

Marca Instituto. Ruiz está encantado. El vice reforzó: “Se sumó un grande. Esperemos que el hincha acompañe como corresponde y deseamos. Él y este plantel se lo merecen. Si todo sale bien y si hay ascenso, pensamos que se puede hablar de un par de temporadas con Diego”, finalizó.

¿El próximo enganche de la Gloria será Morel?

Ayer, el DT Vivas y la dirigencia mantuvieron un almuerzo donde definieron los pasos a seguir en el 2011. Se habló de refuerzos y el puesto clave es el de enlace, donde se pretende un 10 de categoría. Y uno de los nombres que sonó con fuerza en la mesa es el de Martín Morel, ex Tigre y hoy en Deportivo Cali de Colombia. Una opción será Matías Soto Torres, de la CAI. En tanto, fueron descartados Raymonda y Caneo.

Para lo que resta del plantel, pensando en casos como los de Ezequiel Lázaro y Diego Nadaya, el entrenador Claudio Vivas aún no tomó una determinación, ya que ambos regresarán al club cuando rescindan con Chacarita y San Martín (SJ), respectivamente. El punta tendría más chances que el volante de quedarse en el plantel (ocuparía cupo de refuerzo). En cuanto a las bajas, sigue sin definición la posible partida de Facundo Agustinoy, a préstamo, a Patronato y todo se pasó para la próxima semana.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo