?>
Deportes

Envión anímico

Para Giovagnoli el clásico ante la Gloria no es un punto de inflexión, pero sí es importante en lo mental. Considera que llegan mejor que contra Unión.

Dijo que la única duda es  Lux o Becerra, ¿a qué se debe esa indecisión?

–Todavía tenemos que ver un poquito, más que nada relacionado al rival. El miércoles probamos de una forma y hoy (por ayer) con otra. Esa es la única alternativa que vamos a manejar, el resto va igual. Vamos a ver cómo se  arman ellos y ahí decidiré ya que hay que considerar que una de las líneas más fuerte de Instituto es el medio campo.

Dalcio Giovagnoli está concentrado. No quiere que se le escape ningún detalle. El partido de Instituto está a la vuelta de la esquina y ese cosquilleo previo es lógico a pocas horas de un juego tan importante. El técnico pirata camina tranquilo y mira cada movimiento en la práctica. Ante cada error hace repetir la jugada. Una y otra vez. Giovagnoli conoce a su rival y sabe cuán importante es el duelo ante la Gloria. Además, tiene bien en claro que el medio campo de los de Jorge Ghiso es la mayor amenaza para su equipo. Esto lo inquieta y lo hace dudar.

–¿Qué le puede dar Lux y qué Becerra?

–Lux me da mayor equilibrio y Becerra mayor profundidad, pero también tenemos que considerar las dimensiones de la cancha.

–El planteo de Belgrano, ¿puede cambiar dependiendo de si Instituto juega con tres ó cuatro en el fondo?

–A eso lo vamos a evaluar.

–¿Se puede llegar a ver un partido parecido al amistoso de verano?

–Por la instancia en que está  cada equipo creo que sí. Sobre todo creo que puede ser similar en cuanto a la intensidad del juego.

–Cómo se llega respecto del partido contra Unión?

–Llegamos mejor que contra Unión. En ese partido, mas allá de que tuvimos un juego deslucido, tuvimos profundidad, creamos situaciones y hay que ponderar la actitud y que tratamos de salir a buscar el partido. Muchos mal interpretaron que dije que había que había que considerar cosas buenas desde el juego, lo que yo dije no era respecto del funcionamiento, pero sí de las opciones que generamos, que el torneo anterior no se habían generado.

–Sin tener en cuenta los resultados, ¿Qué le sigue faltando a Belgrano?

–Le falta más juego, lo que venimos diciendo desde hace rato. La característica de este equipo es así más allá de que hemos probado con distintos esquemas, distintos jugadores. No hay que olvidarse que lo mejores partidos los hemos tenido de visitante, cuando jugamos descomprimidos, además de que tiene más espacios. Este partido puede ser fundamental para tratar de descomprimir desde el juego.

–¿Y cuán importante es desde lo anímico?

–No sé si los clásicos son punto de inflexión, pero sí enviones anímicos y más en la posición expectante en que estamos nosotros en la tabla. Si ganamos podemos llegar a estar otra vez ahí, cerca, dependiendo de los otros resultados en un puesto preponderante y encumbrado. Además, nos permitiría achicar diferencias con los de arriba.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo