Deportes

En Instituto todos quieren subir

La escalera a Primera encuentra a todo el plantel de Instituto unido por el mismo objetivo. Es un gran momento dentro y fuera de la cancha.

Mire bien hincha de Instituto. Observe detenidamente la fotografía. Notará que en ella no aparecen los héroes del lunes por al noche. Esos que, pese a las inclemencias del tiempo y la pesadísima responsabilidad de “ganar, ganar y ganar” para seguir peleando arriba, consiguieron el objetivo planteado. Esto es: derrotar a Ferro, ser el único escolta del líder San Martín de San Juan y, por ende, ocupar momentáneamente una de las plazas que otorga el ascenso directo a Primera División. En la imagen están presentes, a lo sumo, tres protagonistas “de reparto” en aquel valioso triunfo. Apenas Lucas Godoy, Sergio Zanabria y Eial Strahman sumaron minutos ante el Verde, ingresando en el complemento. Pero este retrato dice mucho más de lo que parece sobre el presente de la Gloria. Indirectamente tiene un efecto fundamental en la excelente campaña que el equipo de Marcelo Bonetto viene realizando. La foto habla a las claras de la unión, la buena onda y el compañerismo con los que trabajó ayer el plantel albirrojo y con los que viene trabajando desde que comenzó la temporada. Chistes, chirlitos en los cuellos y espaldas, abrazos. Cosas como esas pintaron el día después del 1-0 sobre Ferro. Fue una jornada de sonrisas la que se vivió en Alta Córdoba. Tranquila, pero feliz.

Seguramente no todo es color de rosa. Es una misión complicadísima para un cuerpo técnico mantener contentos a 28 jugadores, siendo que apenas 11 salen a la cancha. Pero estos 17 muchachos inmortalizados por Nicolás Bravo, fotógrafo de Día a Día, dejaron claro ayer que en Instituto todos quieren subir. Que en la Gloria no hay distinciones de titulares, ni de suplentes y que ninguno quiere dejar de aportar su granito de arena para ir trepando la escalera rumbo a Primera División. Algunos de los que que jugaron los 90 minutos ante el Verde, como Martín Zapata, Iván Furios y Facundo Erpen, caminaron alrededor del Monumental haciendo ejercicios regenerativos. “La Chancha (por Zárate) está agrandado porque dice que me puso el pase gol. ¡¡¡Mentira!!! Yo estaba al lado, se le escapó”, ironizó Zapata, autor del golazo con el que la Glo ganó antenoche.

Los restantes (la mayoría de los que aparecen en la foto) corrieron y corrieron en la cancha de básquet ubicada en la planta alta y se mataron a pelotazos en un mini-torneo de fútbol 5. Allí, el entrenador Marcelo Bonetto aprovechó para observar los reflejos y el presente de los arqueros sustitutos Julio Chiarini y Rodrigo Cervetti. Es que uno de ellos tendrá la difícil misión de reemplazar (el sábado a las 19.10 y frente a Platense) a Jorge Carranza, el arquero menos vencido de la B Nacional que el lunes sumó su quinta tarjeta amarilla para llegar limpio al clásico del viernes 5 de marzo contra Belgrano. ¿Qué anduvo haciendo el Loco ayer? Se disfrazó de jugador de campo. Es más, lo hizo muy bien, amagando, gambeteando y hasta convirtiendo goles en un campeonato jugado a cara e perro. Igual, la gran figura de la tarde fue Federico García...

Relajación a medias. Pese a que la práctica en el Monumental fue distendida, la mente de Bonetto ya está carburando el duelo con el Calamar. Además de encontrar el reemplazante de Carranza, el técnico debe decidir quiénes suplantarán a los otros tres jugadores suspendidos: Rosales, Zapata y Zárate. En lugar de Rosales, los candidatos son dos: Villagra, un lateral izquierdo natural, o Mainguyage, lo que generaría algunos trueques atrás (Erpen podría pasar como marcador de punta). Por Zapata, podrían ingresar Zanabria o Agustinoy, mientras que en la posición de Zárate entraría Strahman. La Glo vuelve a entrenar hoy, por la mañana, en su estadio. El jueves por la noche, luego de la práctica de fútbol, el plantel viajará rumbo a Baires.

Reunión Bonetto-Comisión. No llegó a ser un tirón de orejas. Sí un pedido de explicaciones. Algunos dirigentes de Instituto charlaron ayer con el DT sobre el tema “amonestados” ante Ferro, por los jugadores que buscaron llegar limpios ante la B. “La de Zapata no fue una amarilla buscada, pero creemos que se podrían haber dividido las suspensiones para no perder 4 jugadores juntos”, dijo uno de los directivos.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 24/02/2010 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo