?>
Ocio

El Teatro Real propone vacaciones a puro arte

La sala abre su programación de verano. Entre mañana y el domingo se presentan Silvia Lallana, el Horacio Burgos Trío y la obra “Man in chat”.

A partir de mañana, el Teatro Real (San Jerónimo 66) comenzará a presentar su programación de verano. Habrá teatro y música, y las funciones se realizarán los viernes, sábados y domingos, con una entrada general de solamente 2 pesos. Una “ganga”.

Canciones inmortales. El espectáculo Eladia Blázquez por Silvia Lallana podrá verse mañana y el sábado a las 21.30 en la sala Carlos Giménez. En este show, Lallana recorre las canciones y la poesía de la fallecida compositora, apoyadas en el folclore, el tango y la balada. La cantante estará acompañada por Horacio Burgos en guitarra; Cecilia Fandiño en piano, acordeón y flauta traversa; Esteban Gutiérrez en percusión, y la pareja de baile integrada por Gabriel y Annie.

Velada de jazz. Mientras tanto, el domingo a las 21.30, también en la sala Carlos Giménez, actuará el Horacio Burgos Trío, con su repertorio de jazz. Esta vez, el espectáculo estará basado en climas acústicos e intimistas, con composiciones propias y de reconocidos artistas, donde sobresalen las ajustadas improvisaciones y la fusión de estilos.

Un san martín distinto. Por último, la obra de teatro Man in chat  o la historia del soldado afortunado, podrá verse mañana, el sábado y el domingo a las 22 en la sala Azucena Carmona.

La puesta pone en escena al general José de San Martín en medio de un chat con Simón Bolívar. Y, a partir de esa charla, surgen varios interrogantes destinados a desmitificar la figura del Libertador. ¿Por qué San Martín es el Padre de la Patria? ¿Quién lo colocó en ese lugar? ¿Su madre era indígena? ¿Sería el suyo el primer caso de apropiación ilegítima de niños en nuestro país? Y todo esto ¿qué tiene que ver con la Argentina actual?

La obra está dirigida por Jorge Villegas, y participan en ella las compañías Grupo Zeppelin Teatro (Córdoba)  y Teatro La Estación (San Francisco).

Sumate a la conversación
Seguí leyendo