?>
Argentina

El nuevo régimen de prepagas, más cerquita de recibir el alta

La nueva normativa, resistida por las empresas, elimina el período de carencias y las trabas para el ingreso de mayores de 65. También frena el aumento de la cuota sin previa autorización de Salud.

La Cámara de Diputados quedó a un paso de aprobar el nuevo régimen que regulará la actividad de las empresas prepagas de medicina privada.

Si bien se descontaba que hoy iba a ser tratada y muy probablemente sancionada, desentendimientos entre la bancada oficialista y de la oposición respecto de los temas y orden de día dejaron en suspenso la sesión prevista para esta tarde.

La normativa, que ayer recibió dictamen en la Comisión de Salud con los cambios que realizó el Senado, es impulsada por el oficialismo y respaldada por la CGT, pero es resistida por las compañías que argumentan que la nueva legislación atentará contra su rentabilidad.

En la actualidad hay alrededor de 4,5 millones de afiliados, en especial jóvenes. Esta regulación va en línea con el pedido que había realizado Hugo Moyano al Gobierno, para frenar el traspaso de afiliados de las obras sociales sindicales hacia estas firmas.

La ley. El texto, entre otros puntos, (ver “Aspectos claves” ) establece un límite a los aumentos en las cuotas de los afiliados mayores. Es decir, a los abuelos de 65 años o más con al menos una década de antigüedad en la cobertura no se les podrá modificar el valor de la cuota.

A partir de la nueva ley, además, la edad ya no podrá ser tomada como criterio de rechazo de admisión, ni tampoco las enfermedades preexistentes.

El proyecto también obliga a las empresas de medicina prepaga disponer de planes de cobertura médico-asistencial, el Programa Médico Obligatorio y el sistema con prestaciones básicas para personas con discapacidad, a la vez que permite a los usuarios rescindir los contratos en cualquier momento sin penalidad alguna en su contra.

El debate. “En la letra chica de la inscripción o adhesión no dicen todo. La gente se adhiere y, cuando se quiere acordar, le sale más caro que cualquier otra cosa. No les dan o no les prestan la asistencia que corresponde”, manifestó Hugo Moyano, en favor del proyecto oficialista. El sindicalista añadió que las prepagas “tienen una ventaja muy grande” sobre las obras sociales y por lo tanto es importante “desregular un poco el sistema”.

En la vereda del frente, la diputada Gabriela Michetti consideró que el “sistema de medicina prepaga requiere regulación”, pero justificó su rechazó al entender que “solo trabaja uno de los subsistemas de salud sin contar los otros dos” y que es un “emparche y una pelea de intereses en la que algunos dirigentes sindicales se quedaron sin caja”. “Estoy convencida de que este proyecto nivela para bajo, genera corrupción y no beneficie a ningún paciente”, dijo Michetti, y declaró que presentará un proyecto propio sobre el tema.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo