?>
Día Mundial

El Mundial es lo que hay

Se fue la mitad. Escaso vuelo y fracasos rotundos. Argentina, la favorita. Terminó la primera fase y para muchos, ahora arranca la verdadera Copa.

Nunca antes en los Mundiales el campeón y el subcampeón se habían rendido en la primera fase, sin ganar un sólo partido. Ocurrió en Sudáfrica y no porque el nivel de los rivales fuera extraordinario, sino por la pobreza exhibida por los dos equipos que disputaron la final en 2006, apenas fantasmas de lo que fueron.

Italia quedó eliminada por la única debutante del torneo, Eslovaquia, paradójicamente en el mejor cotejo que mostró la Copa hasta ahora. Por cantidad y calidad de goles (el de Quagliarella, segundo de Italia, fue exquisito) y por la emoción y el dramatismo, ya que el campeón mostró las uñas al final y no le alcanzó. Su presente puede reflejarse en el Inter, su equipo más exitoso y dueño de Europa, que no incluyó italianos en la formación titular.

Francia fracasó en el campo de juego y fuera de la cancha terminó en papelón. Un ciclo cumplido para  el seleccionado de más altibajos en los últimos tiempos: campeón en 1998, eliminado en primera fase en 2002 y subcampeón en 2006.

España, gran candidato, la del  comentado tiki -tiki y cuco del Mundial, empezó perdiendo y clasificó sin que le sobrara nada. Su arma más temible fue el goleador David Villa, quien de no haber marrado el penal ante Honduras, sería el goleador del torneo ya que convirtió tres como Gonzalo Higuaín.

Justamente, el Pipita es el artillero del mejor equipo de la primera rueda: Argentina. El equipo de Diego se mostró como el más ambicioso y protagonista de la mano de Lionel Messi, hasta aquí figura del torneo. Es la selección que más goles anotó (siete), y recibió apenas uno, ganando todos sus compromisos de manera inobjetable.

El otro seleccionado con puntaje ideal fue Holanda, quizá no tan deslumbrante pero plena de figuras caso Sneijder, Kuyt, Van Persie... y ahora reapareció Robben.

Brasil, el más campeón, tampoco brilló. En el último partido mostró lo amarrete que es, igual que el Portugal del promocionado Ronaldo (los portugueses anotaron goles sólo ante Corea del Norte, claro que le hicieron siete). Éste es el Brasil de Dunga (duro y estructurado) más que del jogo bonito.

Entre las potencias, Alemania arrancó gustando y goleando, y finalizó la primera fase contando monedas; mientras que la Inglaterra de Rooney aún está en deuda.

Otra historia. Desde hoy empieza otro Mundial. Argentina, ajustando su defensa, se perfila como candidato por su potencial ofensivo. Al enjundioso Uruguay se le presenta una llave accesible frente a Corea del Sur y Paraguay también es favorito ante Japón. En cambio, al Chile de Bielsa le tocó bailar con la más fea, Brasil. Para no perderse, los duelos europeos: choque de potencias entre Inglaterra y Alemania; y el clásico ibérico entre España y Portugal.

El mejor. Messi. Sólo le falta el gol. Es el más destacado por brillo propio (sobre todo en el debut) y porque otros astros como Ronaldo y Kaká apenas asomaron. Los violinistas holandeses también vienen detrás y las estrellas inglesas aún no alumbran.

El peor partido. Inglaterra-Argelia. Un 0 a 0 soporífero. Hasta allí, los ingleses eran un fiasco. Se esperaba más de Brasil- Portugal y Francia-Uruguay: empates sin goles.

El mejor partido. Italia-Eslovaquia. Cayó el campeón e hizo ruido en un 3-2 para el infarto, con goles en el descuento. En otro partidazo, EE.UU. caía  2-0 con Eslovenia, empató y le anularon mal el gol del 3-2. Dinamarca 2-Camerún 1 también gustó.  

El mejor gol. Primero. Tshabalala  para Sudáfrica ante México. Otros golazos: los de los japoneses Endo (tiro libre) y Okazaki ( jugadón), contra Dinamarca. Y el del alemán Ozil ante Ghana.

Copa América. clasificados. Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay y EE.UU. primeros; Chile y México, segundos en sus grupos. A octavos de final accedieron más americanos (siete) que europeos (entraron seis, eran 13). Un hecho  inédito en los Mundiales. ¿Habrá  semifinal entre sudamericanos?

Sumate a la conversación
Seguí leyendo