?>
Argentina

El desempleo global es el peor de la historia

La última crisis dejó el récord de desocupados en el mundo. Argentina, en contrapartida, logró sostener el empleo durante el cimbronazo.El trabajo registrado crece en el país gracias a las contrataciones del Estado, según un informe de Idesa.

La cifra actual de desempleo en el mundo es la más alta de la historia, con 210 millones de desocupados, 30 millones más que al inicio de la crisis financiera, según indicaron el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial del Trabajo (OIT) en un informe conjunto.

Los 30 millones de desempleados adicionales se produjeron a partir de 2007, cuando aún no había entrado en escena la recesión, según el informe, publicado en la página web de la conferencia que ambos organismos celebrarán en Oslo (Noruega) el próximo 13 de setiembre.

Casi tres cuartas partes de ese aumento corresponde a las economías avanzadas, y entre ellas, España y Estados Unidos suman dos tercios del total.

Mientras que en el país norteamericano hay ahora 7,5 millones más de desempleados que hace tres años, España cuenta con 2,7 millones más, una cifra muy superior a la de otras economías que también destacan por su destrucción de empleo, como el Reino Unido (0,9 millones) y Japón (0,8).

En Argentina, el desempleo se tuvo variaciones de menos de 1 punto durante la crisis y logró recuperarse en la primer mitad de 2010 con una tasa en la actualidad de 7,9%, lo que afecta a unas 898.000 personas, según datos del Indec.

"La recesión ha creado un penoso legado de desempleo que amenaza la subsistencia, la seguridad y la dignidad de millones de personas en todo el mundo", dijo el director del FMI, Dominique Strauss-Khan.

El informe, que servirá de referencia y para abrir el debate sobre el empleo en la conferencia de Oslo, indica también que la tasa de desempleo global de los jóvenes creció hasta situarse en el 13 por ciento en 2009, con 81 millones de parados.

El FMI destacó la importancia de este problema y la necesidad de reactivar la actividad del grupo de edad de entre 15 y 24 años, que representa "un cuarto del total de la fuerza de trabajo del mundo", con 619 millones de trabajadores.

El país donde más ha aumentado el desempleo juvenil es España, donde esa tasa "se duplicó en los últimos años, pasando del 20 por ciento hasta casi el 40".

Otro de los grandes problemas, de acuerdo con el estudio, es la creciente proporción de personas que han estado desempleadas durante más de 27 semanas, el ejemplo más claro de este fenómeno está en EE.UU., donde la proporción de desempleados de larga duración es casi del 50 por ciento.

Empleo en blanco,  trabajo público
El trabajo asalariado registrado podría superar este año el máximo alcanzado antes de la crisis, impulsado principalmente por la generación de empleo público, según estimó el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa). El informe proyectó que el empleo en la primera mitad del año 2010 aumentaría alrededor del 2 por ciento anual, basado en crecimientos del empleo privado de aproximadamente 1,5 por ciento, y en el empleo público de 5,5 por ciento anual.

Asimismo, un sondeo del Centro de Investigaciones en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella arrojó que la demanda laboral en el área metropolitana subió en agosto el 2,6 por ciento, y auguró para el mercado de trabajo "un pronóstico favorable para los próximos meses".

El informe de Idesa advirtió sobre el riesgo "de que se repita la historia económica argentina: Períodos donde se acumulan distorsiones -como controles de precios, subsidios, masificación de juicios, otorgamiento indiscriminado de jubilaciones y empleo público- a los que les suceden dolorosos ajustes".

Al analizar la composición del crecimiento del empleo, el estudio detalló que entre el 2003 y 2008, la tasa de crecimiento del trabajo asalariado registrado fue de 9,4 por ciento promedio anual, explicada por una suba del empleo privado del 9,6 por ciento, y del público del 7,9 por ciento anual.

En cambio, el trabajo registrado en el 2009 se redujo 0,3 por ciento, fruto de una caída en el empleo privado de 1,6 por ciento, y de un alza en el público de 6 por ciento; en tanto que en el primer semestre de este año el trabajo privado aumentó 1,5 por ciento, y el público se elevó 5,5 por ciento.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo