?>
Argentina

El delito es un anacronismo legal

Por Miguel Rodríguez Villafañe / Abogado constitucionalista. Presidente de la Asociación Iberoamericana de Derecho de la Información y de la comunicación.

El proyecto que pretende suprimir del Código Penal el delito de calumnias e injurias es una iniciativa para el bien de todos. Esa figura es el mejor instrumento con el que cuenta el poder político para condicionar al periodismo y no es más que un anacronismo legal. Su utilización ya no se justifica, cuando más si se aplica contra un periodista. Permitir que ese delito se dilucide solamente en el fuero civil es la mejor alternativa.

Las primeras víctimas de esta acusación son los periodistas, y la sola existencia de este delito en el Código Penal no deja de ser un condicionamiento subjetivo a su trabajo. Por eso, la iniciativa encaja perfectamente bien en la tarea periodística. Al despenalizar la figura, el comunicador social ya no tendrá que trabajar presionado, con la lógica de que su información u opinión sea criminalizada. De ser sancionada la ley, el trabajador de prensa no podrá ser tratado nunca más como un criminal.

De todos modos, y si bien este delito afecta la libertad de expresión, también va en contra de la libertad de información. Y ahí el máximo interesado es la sociedad, porque no se verá condicionado su acceso a la información.

Sin embargo, no está todavía claro el alcance del proyecto, fundamentalmente si la derogación del delito de calumnias e injurias será para todos o sólo para los periodistas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo