?>
Argentina

El Chagas cumple 100 años de mal

Un médico brasileño lo descubrió. Junto con un colega argentino estudiaron sus causas y consecuencias.

El médico brasileño Carlos Chagas descubrió hace 100 años el parásito que causa la trypanosomiasis americana, el vector biológico que la transmite –la vinchuca– y describió la enfermedad infecciosa que iba a portar su nombre por toda Latinoamérica. Los tres descubrimientos en uno fueron producto de una sistemática investigación en la propia “escena del crimen”, ya que Chagas observó la enfermedad en el estado brasileño de Minas Gerais, al que fue a combatir el paludismo que hacía estragos entre los obreros que construían el ferrocarril.

El 22 de abril de 1909, Chagas expuso en la Academia Nacional de Medicina el informe en el que describía la enfermedad, el parásito y los resultados de sus experimentos, lo cual le valió un premio al mejor trabajo de parasitología y medicina tropical del mundo. Chagas encontró que la vinchuca era la transmisora de un protozoario al cual denominó Trypanosoma cruzi en honor a su profesor Oswaldo Cruz.

El parásito enfermaba a los humanos a través de la picadura de un insecto hematófago infectado, al que la gente llamaba “barbero” porque recalaba por las noches en la barba de los peones dormidos, que vivía oculto en las grietas de las chozas de barro y paja. No obstante, la consagración de su descubrimiento no le reportaría a Chagas más que indiferencia y calumnias. “Hable de esta dolencia y tendrá a todos en contra: más vale dedicarse a infusorios de batracios, que no despiertan alarma a nadie”, escribía Chagas a su colega argentino Salvador Mazza en el intercambio epistolar que ambos médicos mantenían durante sus investigaciones.

Chagas y Mazza investigaron la enfermedad en humanos y animales, el parásito causal y el vector transmisor, obligados a una sostenida batalla contra las elitizadas estructuras médicas y estatales para poder desarrollar su trabajo, a kilómetros de distancia pero hermanados por una endemia que no reconoce fronteras aunque sí clases sociales.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo