?>
Deportes

El Amador no amado

Los hinchas de la T insultaron al DT Sánchez y le pidieron que se vaya. El entrenador analiza su continuidad en el club.

Fue unánime. No hubo sector de La Boutique que no haya insultado a Juan Amador Sánchez durante el partido y cuando la derrota ante San Martín de San Juan ya era un hecho. La gente explotó por primera vez en contra del entrenador a los 18 del segundo tiempo cuando sacó de la cancha a Cristian Zermattén para que ingrese Martín Cabrera. Pero lo que más se escuchó fue el grito pidiendo su renuncia. Apenas salió del vestuario, el por ahora DT de Talleres tuvo que reconocer lo evidente: que los hinchas no lo quieren.

“Me pidieron los chicos que continúe pero no sé qué voy a hacer. Tengo que analizar un montón de cosas y lo voy a decidir entre esta noche y mañana. Voy a hablar de nuevo con Carlos (Ahumada), que me pidió que no tome una decisión apresurada”. Pero después agregó, tajante: “Si la gente quiere que no esté, yo le haré caso a la gente que es la que paga y tiene derecho de expresarse”.

–¿Qué es lo que tiene que analizar?
–Primero, el rechazo tan generalizado hacia mí como si fuera el responsable de todos los problemas que tiene Talleres. Creo que el equipo jugó el mejor partido desde que estamos y sin embargo hubo un rechazo. Hago un cambio y me putean, siempre hay un malestar hacia mí. No sé por qué. Por eso voy a analizar si sigo o no.

–¿Qué cree que pasa con la gente?
–La gente está ansiosa, desesperada, preocupada, como estamos nosotros. Si el equipo no tuviera alma, si no hubiera hecho nada para ganar estaría de acuerdo. Hicimos todo, no le podés reprochar nada a nadie pero el reclamo está. Perdimos de local, pero veo que hay mucha intolerancia en la gente.

El cambio polémico. Era obvio que el tema que no podía evitar Sánchez era la salida de Zermattén. El DT dio su explicación: “Busqué que el equipo fuera más ofensivo porque estábamos perdiendo. Siempre busco ganar. Yo estaría de acuerdo que me putearan si lo saco a Zermattén y pongo un defensor. Pero puse un jugador de las mismas características, más joven y fresco. Parecería que fuera un pecado lo que hice”.

La decisión. Su futuro como técnico albiazul es incierto. Con respecto a eso, Sánchez explicó: “Yo tengo ganas de seguir, pero también tienen que estar de acuerdo todos. No podés venir a la cancha, al minuto de juego, a putear. Acá hay que venir a alentar al equipo. Talleres va salir si alientan los hinchas de verdad. Si venís a generar malestar desde el inicio, vamos mal”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo