?>
Día Mundial

Dos muertos en los festejos españoles

Por sendos accidentes fallecieron dos personas en las celebraciones por la obtención de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010

Los festejos en España por el título mundial de fútbol en Sudáfrica 2010 tuvieron también un lado oscuro: dos personas murieron en sendos accidentes mientras celebraban, una veintena fue detenida y más de tres centenares resultaron heridas.

Un hombre de 33 años murió en Algeciras, en el sur del país, en plena celebración de la victoria mundialista. Salió al balcón a festejar al finalizar el partido contra Holanda y se precipitó al vacío tras perder el equilibrio, según informaron fuentes de protección ciudadana.

El otro accidente mortal se produjo en la provincia de Cáceres, en el este: un hombre de 48 años murió ahogado en la piscina municipal del pueblo de Herguijuela, a la que accedió forzando la entrada junto a varios amigos, para celebrar allí el título mundial.

En Barcelona, 21 personas fueron arrestadas por las fuerzas de seguridad en distintos puntos durante la madrugada. Según la policía autonómica catalana, los detenidos quemaron automóviles y contenedores de basura, protagonizaron desórdenes públicos y dañaron el mobiliario urbano, entre otras cosas.

En la segunda mayor ciudad de España, donde unas 75.000 personas se lanzaron a la calle a festejar el histórico triunfo de los de Vicente del Bosque, 78 personas resultaron heridas por golpes, luxaciones y cortes, entre ellas 11 miembros de las fuerzas de seguridad. También hubo personas que sufrieron intoxicaciones etílicas. En algunas zonas como la Plaza de España se produjeron disturbios.

En el País Vasco, las fuerzas de seguridad detuvieron al menos a tres personas por agredir a otras que celebraban el triunfo de España y portaban banderas u otras insignias. Los detenidos se sitúan ideológicamente en la izquierda independentista radical.

En Madrid, que con unas 200.000 personas en las calles fue la ciudad que registró una afluencia mayor en los festejos, 260 personas tuvieron que ser atendidas por los servicios sanitarios antes, durante y después de la final del Mundial en Johannesburgo. La mayoría de ellos sufrieron lipotimias, cortes o luxaciones.

En Granada, donde unos 50.000 seguidores de la selección salieron a festejar el triunfo, la fiesta terminó con un enfrentamiento a pedradas y botellazos de algunos con la policía, que tuvo que realizar varias cargas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo