Temas

Desechar celulares, conducta de riesgo

Este año se descartarían unos diez millones de celulares, con elementos muy contaminantes. Ambientalistas exigen una ley nacional para gestionarlos.

La organización ambientalista Greenpeace reclamó por una mejor gestión de la basura electrónica al presentar un inorme que revela el nivel de contaminación que generaría el desecho de celulares en 2010.

De acuerdo al informe “El lado tóxico de la telefonía móvil”, el descarte de teléfonos aumentó cuatro veces en los últimos 5 años.

"Hoy se recicla menos del 6 por ciento del total de los residuos provenientes del sector de tecnología", asegura la organización.

"Unos diez millones de celulares serán descartados durante 2010 y se estima que al menos un 30 por ciento de estos aparatos serán depositados junto con los residuos domiciliarios en rellenos sanitarios o basurales", señala el informe, que está disponible en el sitio oficial de Greenpeace.

La peligrosidad del descarte de celulares, computadoras, televisores, pilas y baterías radica en sus componentes tóxicos.

"Enterrarlos o incinerarlos representa un despilfarro de materiales como oro, plata, cobre y plásticos que pueden ser recuperados y reintroducidos en el circuito productivo”, señaló Yanina Rullo, integrante de la Campaña de Basura Electrónica de Greenpeace.

Los celulares contienen metales pesados y sustancias químicas como mercurio, cadmio, cromo hexavalente, PVC y retardantes de fuego bromados, entre otros, "que son tóxicos y contaminan el medio ambiente, y afectan la salud de las personas, especialmente de los recuperadores informales que los manipulan sin la tecnología adecuada", publicaron este martes.

“Desde Greenpeace insistimos en la necesidad de una ley nacional de gestión de este tipo de residuos, para crear de manera urgente una infraestructura especial de reciclaje y recuperación de materiales", dice María Eugenia Testa, Directora Política de Greenpeace.

Para descargar el informe, ingresar a la Web de Greenpeace.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo