?>
Deportes

Demasiado tarde Belgrano

Flojito. La B tuvo una reacción tardía. Perdía 1-0 con Gimnasia y terminó igualando 1-1. El equipo mostró poco.

Demasiado tarde. Cuando el despertador sonó, la historia ya le era adversa a Belgrano. El fuego interno apenas pudo encender una mecha que había sido borrada del mapa con un baldazo de agua helada. Demasiado tarde, Pirata. El Celeste sigue en sin darse cuenta que el reloj corre y no precisamente a su favor. Así fue como la B arrancó nuevamente en desventaja ante un rival que había hecho nada, pero nada en serio, como para que los de Alberdi se preocuparan de su arco. Después, Belgrano reaccionó pero no llegó a tiempo como para disimular esos minutos que durmió de más.

En Alberdi, el equipo de Chiche Sosa empató 1-1 con Gimnasia de Jujuy, que se había puesto en ventaja a través de un penal que convirtió Gustavo Balvorín, a los 20 minutos del complemento. Antes de eso, poco había hecho el local como para ponerse en ventaja y nada, nada de nada había hecho el visitante como para tanto premio. Pero, por suerte, el despertador sonó y la B logró empatar el juego a partir de una conquista de Martín Andrizzi, a los 25.

Sueño compartido. Decir aburrido es poco para lo que fue la primera mitad. Belgrano no encontró respuestas para la armada defensiva que suele poner en cancha Pancho Ferraro para combatir sus rivales. Una combinación Pereyra-Cuevas que terminó con un remate de Farré a las manos de Gambardino; un tiro libre de Mansanelli que se fue cerca, arriba del travesaño; y una media vuelta de Andrizzi (en la que se reclamó penal), que también terminó arriba del travesaño fueron las únicas aproximaciones que sacaron del letargo en la tarde de Alberdi.

¿Lobo, está? No, no estuvo en esta primera mitad. ¿Qué hizo Gimnasia? Se cerró atrás y cortó los pocos circuitos ofensivos que tenía la B. Así, todos contentos a Jujuy. Sin embargo, encontró una llave impensada en el complemento. Iban 19 minutos cuando Andrizzi tomó de la camiseta a Pomba y Capraro sancionó penal. Balvorín cambió el disparo por gol para poner 1-0 arriba a los del Norte.

Antes de eso, Belgrano había tenido dos jugadas claras. En la primera, Cuevas encontró una pelota y sacó un sablazo que detuvo Gambardino; en la segunda, remató Mansanelli primero y el Tanque después para que vuelva a lucirse el 1 del visitante.

Después de la ventaja de Gimnasia, llegó la reacción de Belgrano. O, el despertador que lo levantó de la siesta, en la que comenzaba a tener pesadillas. Apenas cinco minutos después de la conquista de Balvorín, llegó el empate. Farré limpió una jugada para Mansanelli, el Hacha desbordó, centro al medio, cabezazo de Cuevas, rebote del arquero y Andrizzi la metió de arremetida para silenciar los insultos.

Sobre el final, la B casi lo pierde con un doble cabezazo que Milán la tiró por arriba. Pero casi lo gana con una media vuelta de Campodónico que pasó besando el palo.

Reaccionó tarde. El despertador lo levantó a tiempo, pero fue tarde.

La Figura.
Federico Pomba.En un partido sin demasiados puntos altos, el central del Lobo fue de lo más destacado. Sacó todo lo que tuvo.

El 1x1 de la B

Olave (5). No tuvo tanto trabajo. Dudó en algunos centros.

Ramos (4). No pasó nunca al ataque y no estuvo seguro a la hora de defender.

Lollo (5). Algunos desacoples con Turus, pero lució firme.

Turus (5). Rechazó bastante por abajo. Perdió mucho por arriba.

Casierra (6). Creció su tarea en el segundo tiempo. Estuvo firme y se proyectó por momentos.

Mansanelli (4). Desaparecido en el PT. Poco en ataque, más allá de la jugada del gol.

Farré (5). Luchó mucho, pero le faltó claridad para jugar.

Pittinari (5). De lo más claro en el PT. Se quedó al comienzo del ST.

Andrizzi (5). El gol le salvó una tarde que había perdido mucho.

Pereyra (4). Arrancó imparable. Su tarea se fue desluciendo.

Cuevas (6). El más peligroso en ataque. Mejoró mucho en el ST.

Vázquez (4). Entró a los 22m del ST. Hizo poco. Pasó inadvertido.

Campodónico (5). Entró a los 28 del ST. Casi le da la victoria.

Maldonado (-). Jugó 7 minutos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo