?>
Ocio

De la guardia a los escenarios

Martín Bustos es médico residente del Hospital de Urgencias y es finalista del ciclo “Talento Argentino”, como humorista.

Por Gonzalo Toledo

Martín Bustos es médico residente de la especialidad de Traumatología del Hospital de Urgencias, y en los ratos libres es uno de los finalistas del reality show Talento Argentino, que se emite los domingos a las 22 por Telefé y en Córdoba se ve en directo por Teleocho.

En su participación en el programa, Martín llevó ante las cámaras algunos de los personajes que siempre interpretó en reuniones familiares y de amigos. “Ellos me decían que podía hacer esto en un escenario, pero yo siempre pensaba que lo decían porque son amigos, y poco objetivos”, confiesa en diálogo con Día a Día. “Los amigos de la facu me daban manija siempre”, recuerda. Entre las criaturas que lo depositaron en la gran final del certamen, está el Pastor Quemao, una suerte de religioso de la Iglesia Electrónica, con fuerte acento brasileño.

–Sos humorista, guionista e imitador.

–Sí... ¡dicen eso, ahora! (risas).

–¿De dónde viene esa vocación paralela a la medicina?

–Lo he hecho toda la vida con amigos, en asados o en juntadas... siempre lo tuve y ahora se ha hecho público.

–¿Te animaste solo a participar o alguien te empujó a anotarte?

–Me comentaron que estaba el casting y decidí tomarme una mañana para ir, para pasarla bien un rato, en realidad. Y no esperaba nada de lo que vino después...

–...y llegaste a la final.

–Y mirá dónde estoy, no lo puedo creer.

–¿Cómo hacés para preparar la rutina, para darte tiempo? Imagino que en el Hospital debe haber mucho trabajo.

–Sí. Pero siempre hay un ratito para distraerse y me distraigo con esas cosas, aprovecho para despejarme un poco la cabeza. Y hay rutinas que las tengo hechas desde hace muchos años. Al Pastor lo hago desde hace mucho y son monólogos que ya tenía armados y de golpe ahora, los acomodo para hacerlos en el programa, para que sean de tres minutos, que es lo que se ve en el programa. Me vine a estudiar el secundario a Córdoba desde Río Tercero y ya cuando vivía allá hacía personajes, para los compañeros de fútbol. Jugué muchos años en Vecinos Unidos.

–¿De ahí te vino lo de la traumatología?

–Seee... mi viejo es traumatólogo, también.

–¿En qué puesto jugabas?

–De 9.

–Ah, porque si eras defensor podrías haber mandado varios al traumatólogo...

–Como 9, no. ¡Recibía más de lo que daba! (risas).

–¿Sos de tirarle una broma a los pacientes del Hospital?

–Sí. Lo hice siempre, incluso mucho antes del programa. Tratar de sacarle una sonrisa un rato a un paciente calma más que cualquier analgésico que le pongas por ahí. Siempre fui de esa idea.

–¿Vos estás donde llegan los heridos de gravedad?

–Estoy de guardia seis veces al mes. Ahí sí es donde recibís todos los accidentados, después estás con los pacientes que están en el piso, que esperan cirugía o que ya fueron operados.

–¿Realmente son muchos los que llegan accidentados por andar sin casco en la moto?

–Es increíble. Yo no me subo nunca más a una moto. A grosso modo, te digo que tres cuartas partes del Hospital de Urgencias son accidente de moto.

–Y nadie usa casco...

–No es solamente el casco, la moto de por sí es peligrosa. Justamente, cuando usan el casco los vemos más nosotros por ahí, porque cuando no usan el casco llegan bastante más graves y entonces pasa a segundo plano una fractura que pueda tener en una pierna ya que puede haber un traumatismo de cráneo grave y es lo primero que hay que estabilizar. La moto es un problema y nadie usa casco.

Anahí busca la final. La ex gimnasta Anahí Sosa y la cantante Eugenia Quevedo son dos de los cinco competidores entre los que deberá optar el público, en la definición de última ronda eliminatoria antes de la final, que empezará el domingo 7 de diciembre.

Conversamos con Sosa, una deportista que tuvo 20 años de carrera en la gimnasia rítmica.

–Y tenés a otra cordobesa en competencia.

–Sí, Eugenia Quevedo, que canta. Es una excelente cantante y además nos hicimos amigas en los viajes.

–¿Por qué decidiste participar del programa?

–Fue de casualidad. Me llamaron de Telefé y me dijeron que estaban haciendo un casting para un programa de talentos y querían gimnasia rítmica. No tenía idea qué era y pensé que era un pretexto para ponerme las pilas y preparar algo. No entreno ni el 20 por ciento de lo que entrenaba antes pero es como seguir ligada a la gimnasia. El domingo sentí un montón de sensaciones que no sentía desde hace tiempo, como la adrenalina y la exposición ante jurado.

–¿Puede entusiasmar a las chicas que vean gimnasia en TV?

–Sí. En realidad, es un poco a lo que estoy apuntando ahora. Pienso mucho en la gimnasia rítmica a nivel nacional y hay que aprovechar esto, es una oportunidad para que se difunda este deporte que es tan necesario.

–Pero está la competencia, ¿tu objetivo es ganar?

–Nunca entré en el juego con esa ambición, al principio eran ganas de volver a sentir esto. Ahora todos los que estamos ahí queremos ganar porque es una competencia.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo