?>
Ocio

Corte y quebrada final para el corazón de Enrique Dumas

El cantante de tango murió ayer en su casa de Pilar, víctima de un paro cardíaco. Tenía 73 años.

Una de las voces más afamadas del tango, la de Enrique Dumas, se silenció para siempre. El cantante, uno de los primeros en llevar el tango a las pantallas de la televisión argentina, murió ayer, al mediodía, de un paro cardíaco en su casa de Pilar. Tenía 73 años.

Dumas había actuado el viernes por la noche en el Festival de Doma y Folclore, en el marco de la Noche del Tango, que estuvo conducida por Silvio Soldán.

El cantante, cuyo nombre de pila era Enrique Rodríguez Acha, había nacido en la ciudad de La Plata el 8 de mayo de 1935. El comienzo de su popularidad tuvo como escenario la década del ‘60, cuando una nueva generación de voces masculinas del tango, capitaneada por Julio Sosa, trató de rescatar al género de la baja popularidad en que lo habían sumergido el auge de la "nueva ola" y la progresiva desaparición de los locales de baile.

Un hombre multifacético. Una vez establecido en el mundo del tango, Dumas formó parte durante muchos años de la orquesta típica de Carlos Figari, y su figura se convirtió en una presencia estelar en la vieja confitería Adlon, donde interpretaba famosos dúos junto con Héctor Omar. Además, sus actuaciones se convirtieron en una de las favoritas del público televisivo que seguía el programa Grandes valores del tango, conducido por Silvio Soldán.

Respecto de esto, muchos consideran que Dumas fue uno de los pioneros al momento de llevar el tango a la TV argentina, participando en muchos programas. Ya en 1958, había aparecido en Esquina de tango, junto con Figari, y también compartió pantalla con Virginia Luque en La familia Gesa.

No contento con convertirse en una de las voces más reconocidas del tango argentino, el cantante también probó suerte con la actuación. Su primera vez fue en el teatro, donde debutó en la obra Aquí está la vieja ola y esta vez no viene sola, junto con Olinda Bozán y Alberto Anchart. También fue convocado por Francisco Canaro para la reposición de la comedia musical La muchachada del centro, con José Marrone. Además, encarnó a Santos Vega en la obra La guitarra del diablo y protagonizó El conventillo de la Paloma, de Alberto Vacarezza, junto a Pepita Muñoz y el capocómico Marcos Caplán.

Respecto de su vida personal, su rostro apareció con bastante frecuencia en las revistas del corazón gracias a su relación con la ya fallecida conductora de radio y TV, Colomba. El matrimonio tuvo tres hijos y termino separándose.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo