?>
Mundo

Comunidad enana no padece cáncer ni diabetes

Los científicos detectaron un grupo de personas en Ecuador que no sufre esas enfermedades. De su estudio podrían surgir pistas para tratamientos.

Una remota comunidad en la provincia ecuatoriana de Loja, afectada por enanismo y que nunca ha mostrado casos de cáncer o diabetes, podría tener la clave para combatir estas enfermedades mortales, afirma una investigación.

El estudio, publicado en Science Translational Medicine (Science, Medicina Traslacional), fue llevado a cabo por un equipo de científicos de Estados Unidos y Ecuador durante más de 20 años.

Los investigadores siguieron a los pobladores de una comunidad ubicada en las faldas de los Andes formada por individuos de estatura inusualmente baja.

Muchos de los individuos estudiados padecían un raro trastorno, llamado síndrome de Laron, una deficiencia genética que evita que el organismo utilice adecuadamente la hormona del crecimiento.

Los científicos creen que esta mutación genética podría ser la clave para prevenir dos de los mayores asesinos de la humanidad: el cáncer y la diabetes. Tal como señalan los investigadores, el estudio plantea la posibilidad de desarrollar un medicamento que ofrezca una protección similar en adultos de estatura normal.

Mutación genética. La investigación comenzó cuando el doctor Jaime Guevara Aguirre, especialista en diabetes del Instituto de Endocrinología, Metabolismo y Reproducción en Quito, Ecuador, descubrió en 1987 a la comunidad en la provincia de Loja al sur del país.

El médico decidió entonces estudiar las razones por las cuales los niños del poblado mostraban atrofia en el crecimiento. Al llevar a cabo un reconocimiento general, el médico observó un patrón en la comunidad: entre los pobladores con enanismo no había casos de cáncer mientras que la enfermedad era prevalente entre sus parientes de estatura normal.

A medida que pasó el tiempo el investigador también se dio cuenta que los adultos con síndrome de Laron no morían a causa de las enfermedades crónicas usuales, como las cardiovasculares.

Durante los 22 años que duró el seguimiento, los científicos no documentaron casos de diabetes entre los ecuatorianos con síndrome de Laron y sólo observaron un caso de cáncer no letal.

Actualmente ya existen medicamentos aprobados en Estados Unidos para bloquear la hormona de crecimiento en humanos, pero se utilizan únicamente como tratamiento de la acromegalia, una enfermedad vinculada al gigantismo. Sin embargo, los científicos subrayan que este tipo de fármaco sólo sería apropiado como tratamiento preventivo de cáncer hasta que se inicia la vejez, cuando comienza a disminuir la actividad de la hormona de crecimiento.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo