?>
Córdoba

Caso Alessio: fuego cruzado entre cruzados

El castigo aplicado al padre Nicolás Alessio por su encendida defensa del matrimonio igualitario no debe leerse como una disputa en la interpretación de dogmas o postulados bíblicos sobre la cuestión, sino como la respuesta de la máxima autoridad de la Iglesia Católica a nivel mundial, el Papa, de desactivar las tensiones que el matrimonio igualitario generó no sólo en la diócesis de Córdoba, sino en los sectores más conservadores de la comunidad católica argentina.

La actitud “dialoguista” y “tolerante” de Ñáñez en relación a los sacerdotes que se identifican y predican en sus parroquias los postulados del tercermundismo, y que, como Alessio, entienden los debates que atraviesan sus comunidades, generó una presión feroz de los sectores más conservadores sobre Ñáñez, quién aplicó el verticalismo católico para aquietar las aguas en su rebaño.

Pero la discusión sobre Alessio sólo mostró la pelea de fondo, que hoy está planteada en la Conferencia Episcopal y no precisamente entre sectores progresistas y conservadores, sino entre dos versiones de éstos últimos. Por un lado Héctor Aguer, obispo de La Plata y voz cantante de los más reaccionarios a los cambios, y Jorge Bergoglio, con un barniz de moderado. La despenalización del aborto, el próximo desafío de la iglesia católica, pondrá a prueba la capacidad de fuego de uno y otro.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo