?>
Argentina

Casación ordenó liberar al Tigre Acosta y Alfredo Astiz

La resolución alcanza a otros ocho represores procesados en la megacausa Esma. La medida es por el tiempo que llevan detenidos sin condena, aunque no se hará efectiva en forma inmediata.

La Cámara Nacional de Casación Penal ordenó la excarcelación de los ex marinos Alfredo Astiz, Jorge "El Tigre" Acosta, Raúl Scheller y otros ocho represores procesados en la megacausa Esma por delitos de lesa humanidad. Para el máximo tribunal penal del país, se vencieron los plazos legales por el tiempo que estuvieron detenidos sin sentencia los represores. No obstante, las libertades no se harán efectivas de inmediato porque antes deben fijarse las cauciones a los detenidos.

En tanto, el fiscal de Casación Penal, Raúl Pleé, presentará hoy un recurso extraordinario para frenar la liberación de la docena de represores. Si el planteo le es concedido, los imputados seguirán presos hasta que resuelva la Corte Suprema.

Las excarcelaciones las concedieron los jueces Gustavo Mitchell, Guillermo Yacobucci y Luis García, de la Sala II de Casación, en virtud que vencieron los plazos que la ley establece para mantener con prisión preventiva a una persona. Ahora el juez federal Sergio Torres, a cargo de la megacausa Esma, debe fijar las condiciones en que los represores serán liberados.

La resolución también alcanza a Juan Carlos Rolón, Antonio Pernías, Jorge Rádice, Ernesto Weber, Víctor Cardo, Alberto González, Juan Antonio Azic y Néstor Savio. Para que cada uno acceda a la libertad, deberán presentar tres fiadores que se comprometan patrimonialmente a responder frente al incumplimiento de no estar a derecho de parte de los procesados.

Los beneficios de las libertades fueron otorgados en la causa Esma y en otros expedientes conexos que investigan delitos cometidos en el centro clandestino durante la última dictadura militar, como la desaparición del periodista y escritor Rodolfo Walsh, de las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet y el desapoderamiento de bienes de desaparecidos.

Los vicios de la Justicia. La decisión de Casación, si bien se ajusta a la ley, tiene algunos vicios de la Justicia argentina: la medida se basa en la ley 24.390, que regula los plazos para que una persona esté detenida sin condena. La norma establece que la prisión preventiva no podrá ser superior a dos años y que se podrá extender un año más para causas complejas o en las cuales se investiguen varios delitos. Pero transcurrido ese plazo, el imputado recuperará la libertad bajo la caución que el juez determine.

Juicio político. Legisladores kirchneristas presentaron ayer un pedido de juicio político contra los jueces de Casación. En ese contexto, la diputada Victoria Donda (primera nieta recuperada) aseguró que la medida no la sorprende porque Casación siempre beneficia a genocidas. Por su parte, el Senado votará un proyecto de resolución para pedirle a la Procuración General de Justicia que apele la decisión de la sala 2 de Casación Penal.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo