?>
Córdoba

Cartones mojados en el carro

Un mate amargo para saciar el hambre. Para acallar al estómago que pide el alimento que no recibe desde hace ya dos días. A Osvaldo se le mojó el carro con el que todos los días junta cartones. Como no reunió unos pesos, ni él, ni su esposa, ni sus dos pequeños comerán.

El hombre vive debajo del puente Avellaneda. Hace cuatro años que ve pasar aguaceros y en todos la reacción es la misma: carga a sus niños, rescata algunos colchones y se resguarda en el techo seguro del puente, más seguro que el de su rancho. Hoy Osvaldo no trabaja, su carro se le ha mojado. Cruza los dedos para que mañana el clima lo acompañe mejor.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo