?>
Mundo

Cartas bomba, última moda en Europa

Grecia. La policía alemana interceptó ayer un paquete explosivo dirigido Angela Merkel, mientras que otras 4 embajadas en Atenas fueron atacadas.

E uropa se encuentra sacudida por varios intentos de atentados con paquetes-bomba dirigidos a seis sedes diplomáticas en Atenas -más otras tres de países americanos- o directamente a sus jefes de Gobierno, como el que enviaron ayer al despacho de la canciller alemana Angela Merkel.

Expertos en explosivos de la policía alemana desactivaron el paquete bomba enviado a la Cancillería de Berlín, antes de que el mismo llegara al despacho de Merkel, informó el ministro alemán del Interior, Thomas de Maiziere.

"El contenido del paquete podía, al menos, herir a personas", se limitó a decir el vocero gubernamental, Steffen Seibert.

El paquete, dirigido directamente a la canciller, quien se encontraba en Bélgica, llegó a la sede del Gobierno con remitente del Ministerio de Economía griego, aunque el verdadero origen es desconocido, al igual que el material utilizado.

Hay cartas para todos. Ayer, dos bombas enviadas por correo estallaron en las embajadas de Rusia y Suiza en Atenas, mientras que cuatro artefactos similares fueron desactivados en representaciones diplomáticas de la capital griega.

Los paquetes que estallaron en las embajadas de Rusia y Suiza no provocaron heridos, mientras que otros dos destinados a las representaciones de Alemania y Bulgaria fueron desactivados antes de que estallaran. Lo de ayer se suma a los cinco hallados el lunes en Atenas, uno dirigido al presidente francés, Nicolas Sarkozy, y a otras cuatro embajadas.

Izquierdistas, no islamistas. Al ser consultado, el ministro De Maiziere subrayó que no se tiene ningún indicio de que este envío tenga alguna relación con los paquetes explosivos provenientes de Yemen hallados hace cuatro días.

El epicentro de estos hechos violentos está en Grecia, donde a diferencia de los atentados más frecuentes atribuidos a grupos fundamentalistas islámicos actúan sectores anarquistas y de ultra izquierda, críticos de las políticas de ajuste aplicadas por el gobierno bajo presión de la Unión Europea.

Uno de ellos, el grupo Conspiración de las Células de Fuego, se atribuyó ataques contra bancos y sedes de empresas extranjeras y participó activamente en las violentas protestas registradas en 2008 en toda Grecia.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo