?>
Mundo

Brasil: prevenir tras el dolor

El Gobierno creará un sistema nacional para evitar nuevos desastres. Las muertes ya suman 655.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, determinó ayer la creación de un sistema nacional de prevención de desastres y el refuerzo de la estrategia de la Defensa Civil, luego de la tragedia por las lluvias y avalanchas en la sierra de Río de Janeiro, por la que se han hallado muertas, hasta ayer, a por lo menos 655 personas.

El anuncio fue realizado por el ministro de Ciencia y Tecnología, Aloizio Mercadante, en el marco de las medidas para montar un sistema nacional de alertas sobre lluvias y crecida de ríos, después de la tragedia de las ciudades de Teresópolis, Nova Friburgo y Petrópolis.

“Estimamos que existen unas 500 áreas de riesgo en Brasil, con cerca de cinco millones de personas viviendo en esas áreas. Y tenemos otras 300 regiones proclives a inundaciones”, dijo el ministro en conferencia de prensa, tras reunirse con la presidenta Rousseff.

Mercadante habló de la creación de una “supercomputadora”, un proyecto de cuatro años, que pueda reunir todos los datos meteorológicos que capten satélites y radares diseminados por Brasil para alertar on line a las regiones que puedan sufrir lluvias fuera de lo normal.

El sistema comenzaría a implementarse el próximo verano.

Un poco de alivio. Ayer dejó de llover por primera vez en cinco días en la región serrana de Río de Janeiro, mientras se intensifica la búsqueda de desaparecidos: sólo en Teresópolis, se presume que unas 130 personas estarían debajo de los escombros y del lodo.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo