?>
Policiales

Asesinado dentro de un prostíbulo

Daniel Alejandro Heredia (44), médico, director del Hospital de Deán Funes, fue asesinado de una cuchillada en un local de la ciudad de Córdoba.

El llamado que ingresó a la línea del 101 cerca de la medianoche resultó sospechoso desde un principio. "Están robando en un departamento donde funciona un prostíbulo. Es en bulevar Mitre 85", decía la voz que no quiso identificarse.

Cuando el móvil del CAP llegó al lugar, donde es muy común encontrar prostitutas y travestis ofreciendo sus servicios, los oficiales vieron la puerta del departamento entreabierta y, en el ingreso a un baño, un cuerpo ensangrentado. No había nadie más. Sobre la calle estaba estacionado un Peugeot 307.

"Al principio todo era muy confuso y, a decir verdad, todavía lo es -afirmó el comisario mayor Dardo Castro, jefe de la División Protección de las personas-. Lo único que vimos fue mucho desorden".

El cuerpo tenía un cuchillo tipo tramontina en el pecho y ya no mostraba signos vitales. La siguiente sorpresa la tuvo uno de los peritos de la Policía Judicial que llegó al lugar para realizar el trabajo de rutina en la escena del crimen. "A este hombre lo conozco", les dijo a los Policías, que todavía no habían podido identificar el cadáver.

"Este hombre es colega mío, es médico, creo que es el director del Hospital de Dean Funes", aseguró el perito que les aportó a los investigadores el nombre de la víctima:Daniel Alejandro Heredia.

Los detectives chequearon el nombre con la patente del automóvil y se verificó que el vehículo le pertenecía al médico de Dean Funes. Sin embargo, el dato no aportó demasiado y sólo permitió multiplicar las dudas.

"A partir de ese momento sí que dejamos de entender. Qué puede hacer el director de un Hospital en un antro como este. Si una persona del nivel económico de este individuo acostumbra utilizar estos servicios, lo más lógico es que, al menos por una cuestión de higiene personal recurra a otro lugar", aseguró la fuente.

¿Quién era? Heredia tenía 44 años, era soltero y actualmente ocupaba el cargo de director del Hospital Ernesto Romagosa, de Deán Funes.

Pese a su actividad en el interior, el hombre vivía solo, en un edificio de Nueva Córdoba, sobre calle Chacabuco 687. Especialista en cardiología, a Heredia no se le conocía pareja estable.

Las personas de su entorno que hablaron con la Policía se refirieron a él como una persona "muy prolija, correcta y convencional" a quien no podían imaginar en un lugar como el que la misma Policía calificó como "un antro". Los primeros datos extraídos de la escena del crimen indicarían que el homicidio podría haberse cometido entre 10 y 12 horas antes del hallazgo del cuerpo.

El comisario inspector Carlos Galbucera dijo que en el lugar "sólo se observaba el mango de un cuchillo tramontina y vestigios de sangre en una habitación". La causa quedó a cargo del fiscal de Instrucción Rubén Caro, quien ayer esperaba el informe de la autopsia y de las pericias realizadas en el automóvil de la víctima y en la escena del crimen.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo